Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Sola Scriptura’

La Biblia Septuaginta, el Antiguo Testamento, tu Biblia de hoy y los Himnos

El Libro de los Salmos en Hebreo y en el Griego

El Libro de los Salmos en Hebreo y en el Griego

por Edgar A Ibarra Jr.

«Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían» Lucas 24:27.

« Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas»  Hechos 6:2.

« Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así»  Hechos 17:11.

Cuando leemos en el Nuevo Testamento (NT) que Jesucristo y los varios apóstoles hacen referencia a las Escrituras o la Palabra de Dios, ¿pensamos en ese momento a qué Escrituras o Palabra se refieren?  ¿Cuáles fueron las Escrituras que Jesucristo hace referencia? Muchos contestan bien, el Antiguo Testamento (AT).  ¿Y qué con los apóstoles? Lo mismo ¿verdad?

Miren Hechos 17:11 que sito arriba. El autor, Lucas, hace referencia a los de Berea.  ¿Quienes fueron y de dónde?  Berea, que ahora se llama Veria, era una ciudad griega situada aproximadamente a 73 km de Tesalónica. Desde el relato bíblico, sabemos que Berea era una ciudad tanto de judíos como gentiles, porque había una sinagoga judía.  ¿A qué Escrituras escudriñaban cada día para ver si estas cosas eran así?  Claro las únicas que existían en ese día, el Antiguo Testamento.  Pero un momento.  La mayoría fueron griegos.  ¿Cómo pues leían el AT?  ¿Qué no estaba escrita en el hebreo?  No. No fue en el hebreo. El AT que se usaba en la Iglesia, y la que usaba el Apóstol Pablo no fue de idioma hebreo, sino la Biblia griega, comúnmente llamada Biblia Septuaginta o Biblia de los Setenta (Μετάφραση των Εβδομήκοντα), y generalmente abreviada simplemente LXX.  Esta fue la versión que usaba la Iglesia y la que el NT cita cada vez cuando cita versos del AT.  Se tiene que recordar que el griego fue el idioma  universal de esos tiempos. Además los judíos de Israel no hablaban solamente hebreo sino también el arameo, incluso Jesucristo.  Los libros del NT fueron escritos en el griego común y los gentiles conversos a la religión judía (Mat. 23:15) utilizaban la Septuaginta, la Biblia completa de aquel entonces.

Así que cuando el NT hace citas bíblicas del AT, no se refiere al AT en su idioma original, el hebreo, sino a la traducción griega, la traducción que se usaba comúnmente y en todas las sinagogas y después en las Iglesias.  Por eso muchas citas en el NT del AT no son totalmente exactas, porque no son citas del hebreo sino del AT en griego, la Septuaginta.  Por ejemplo Hechos 2:25-28 comparado con Salmo 16:8-11.

La influencia de la traducción Septuaginta persiste hasta hoy en día.  Los primeros cinco libros del AT llamado los libros de Moisés, estos títulos de los libros NO son del hebreo sino de la Septuaginta.  En el hebreo original, los primeros cinco libros tenían como sus títulos la primera letra de la primera palabra del libro.  Pero los traductores de la Septuaginta cambiaron los títulos totalmente y en vez de usar la primera letra de la primera palabra de cada libro como el titulo, nombraron cada libro según su tema.  Así que:

Génesis es del griego.  En hebreo es Bereishit.

Éxodo es del griego. En hebreo es Shemot.

Levítico es del griego.  En hebreo es Vayikra

Números es del griego.  En hebreo es Bamidbar

Deuteronomio es del griego.  En hebreo es Devarim

Los libros históricos no fueron divididos como 1 Samuel, 2 Samuel, 1 Reyes, 2 Reyes, 1 Crónicas, 2 Crónicas, sino combinados.  Los de Samuel fue simplemente Shemuel.  Los de los Reyes Melakhim y los de Crónicas Divrei Hayamim.
Los libros poéticas o los de sabiduría, como los judíos llamaban esta sección:

Los Salmos fueron Tehillim

Los Proverbios fue Míshlê Shlomoh.

Eclesiastés, del griego ekklesia (Iglesia) fue Qoheleth

El Cantar de los Cantares fue Shir Hashirim

Hay más ejemplos, muchos más, pero creo ya tienen la idea, ¿no?

Así que el AT que usamos hoy en día es una mezcla del hebreo, arameo y del griego y no una pura traducción del hebreo y arameo.  Es muy importante saber esto por varias razones.  Y ahora voy a mostrar una de estas razones.

En el debate moderno (porque antes no fue controversia) sobre la salmodia exclusiva, muchos apelan a Efesios y Colosenses para defender su uso de himnos y cánticos compuestos por hombres sin la inspiración del Espíritu Santo.  ¿Pero realmente encuentran refugio y defensa para su práctica en estos versos?

Miremos los versos en español y luego en el griego.

«… hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones…»  Efesios 5:19.

«…λαλοῦντες ἑαυτοῖς [ἐν] ψαλμοῖς καὶ ὕμνοις καὶ ᾠδαῖς πνευματικαῖς, ᾄδοντες καὶ ψάλλοντες τῇ καρδίᾳ ὑμῶν τῷ κυρίῳ…»  Efesios 5:19 en el idioma original del griego.

« La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales»  Colosenses 3:16.

« ὁ λόγος τοῦ Χριστοῦ ἐνοικείτω ἐν ὑμῖν πλουσίως, ἐν πάσῃ σοφίᾳ διδάσκοντες καὶ νουθετοῦντες ἑαυτοὺς ψαλμοῖς, ὕμνοις, ᾠδαῖς πνευματικαῖς ἐν [τῇ] χάριτι ᾄδοντες ἐν ταῖς καρδίαις ὑμῶν τῷ θεῷ:»  Colosenses 3:16 en el idioma original del griego.

He subrayado las palabras griegas para salmos (ψαλμοῖς), himnos (ὕμνοις) y cánticos (ᾠδαῖς ) espirituales (πνευματικαῖς).

Como dije antes, el libro que conocemos como el libro de los Salmos no es el titulo original del hebreo, sino del griego.  En griego se llama: ΨΑΛΜΟΙ

Cuando Pablo dice que cantemos con salmos, himnos y cánticos él se esta refiriendo a y solamente a los 150 Salmos.  Estas palabras se encuentran en los títulos de algunos Salmos y su audiencia lo sabía porque como he explicado y mostrado usaban el AT griego.  Como voy a mostrar abajo el libro de los Salmos en hebreo se llama «alabanzas» o «himnos», palabras intercambiables.  Sea el judío o el griego/gentil ellos sabían sin duda que al libro de los Salmos es que se refiere Pablo. La idea moderna, es eso, moderna y nueva que himnos significa «cánticos escritos por el hombre sin la inspiración divina del Espíritu Santo para ser ofrecido en el culto».   Para nada se sabía ésta definición en la Iglesia del NT y en los tiempos de los Apóstoles tal definición.  Ni indicación, ni un rasgo de tal.  Claro que ellos sabían que los paganos escribían himnos a sus dioses, pero que la Iglesia lo hiciera, era extraño ya que Dios había dado Su propio himnario. Ahora voy a mostrarles la prueba que «salmos, himnos y cánticos» se refiere solamente y únicamente al Salterio.

Pergamino del hebreo y el griego

Pergamino del hebreo y el griego

 

Ahora miren el Salmo 81:1, el titulo del Salmo en español y luego en el griego:

Salmo de Asaph.

 

En el griego:

Ψαλμὸς τῷ ᾿Ασάφ.

Miren que es el mismo en el griego del AT como en el griego del NT.

Ahora miren el titulo del Salmo 61:1.
Al Músico principal: sobre Neginoth: Salmo de David

En el griego:

εἰς τὸ τέλος ἐν ὕμνοις τῷ Δαυιδ

Miren que en el griego la palabra ὕμνοις  es la misma que aparece en Efesios y Colosenses.  En el griego se lee como «himno de David: ὕμνοις τῷ Δαυιδ » pero en español ha sido traducido como «salmo de David». ¿Por qué el cambio?  ¿Puede ser que himno y salmo son intercambiables y son sinónimos?

La palabra alabanza en el griego es ὕμνον, la misma palabra traducida como himno en el NT.  Así que himno y alabanza son las mismas palabras en el griego, ὕμνον. Cuando miramos alabanza en el AT es igualito a himnos.

Ahora el titulo de Salmo 4:1 en español:

Al Músico principal: sobre Neginoth: Salmo de David

En el griego:

εἰς τὸ τέλος ἐν ψαλμοῖς ᾠδὴ τῷ Δαυιδ

Noten la palabra ᾠδὴ es la misma palabra (declinada porque así cambian el tenso en el griego-en español conjugamos las palabras ¿no?) que se ve en Efesios y Colosenses: ᾠδαῖς.   Pero tanto importante es notar que en español NO se ha traducido ᾠδὴ, cual significa «cántico», en español se traduce como «salmo» y no «cántico»; se ignora como vimos con himno en el Salmo 61:1.  En el griego miran la palabra ψαλμοῖς, ya deberían conocer la palabra y es traducida al español correctamente: Salmo.  El griego literalmente dice traducido al español: «un cántico el salmo de David».

Ahora miren que los títulos de estos Salmos en el griego son referidos como «salmo», como «himno» y como «cántico».  Muy importante notar esto.  Cuando Pablo nos dice que cantemos con salmos e himnos y cánticos espirituales él esta haciendo una referencia DIRECTA al Salterio. Recuerden que los que recibieron estas cartas fueron gentiles, griego hablantes y ellos bien hubieran entendido que Pablo se refiere a los 150 Salmos y NO a otro himnario desconocido.  La prueba ya se los he mostrado.  Usaban la Septuaginta, la versión griega del AT y miramos que los títulos de algunos salmos se describen como himnos, o como cánticos, o como salmos.  El cristiano de hoy no tiene ninguna razón o derecho por medio de la Palabra de Dios de interpretar las palabras «himnos» y «cánticos» como canciones compuestos por hombres sin inspiración del Espíritu Santo.  O sea con las definiciones en moda en nuestro idioma de hoy.  No hermanos, cuando uno lee la Biblia o cualquier libro se tiene que definir las palabras tal y como el autor los define.  En este caso el autor es el Espíritu Santo por medio del Apóstol Pablo.  ¿Nos atrevemos ir a Su contra y re-definir lo que Dios ya ha definido?  ¡Temeroso pensarlo!

La Septuaginta en español

La Septuaginta en español

¿Pero qué con el hebreo?  ¿Que significa el titulo original de éste libro de Salmos en el Hebreo que NO se usa en las Biblias de hoy?

En hebreo el titulo del libro que llamamos «Salmos» es  Tehillim, תְהִלִּים, la traducción literal sería «alabanzas» o «himnos».

Si miramos a Efesios 5  y Colosenses 3 y buscamos las palabras equivalentes del griego al hebreo serían: mizmorim מִזְמוֹר (salmos), tehillim תְהִלִּים (himnos) y shirim םיריש (cánticos).    Cuando buscamos en el idioma hebrea la palabra himnos, en el Salterio se encuentra himnos como títulos. También cánticos. Los mismos títulos.  Así que no puede ver ninguna duda que cuando Pablo dice que cantemos «salmos, himnos, y cánticos» se refiere directamente al Salterio y no a otro himnario.

Cuando dice en Mateo 26:30 y Marcos 14:26 que Cristo y sus discípulos habían cantado un himno, otra vez se refiere al Salterio.  Durante la pascua eso es lo que cantaban, los Salmos.  Específicamente la parte del Salterio conocido como el «Hillel» o sea los Salmos 113-118.  Hasta algunas iglesias de hoy, durante la Santa Cena cantan Salmos de esa sección.

Ahora reconozco que esto será nuevo para muchos.  Sin embargo no ha sido nada nuevo para la Iglesia Protestante, en particular la rama conocida como «reformada» o «calvinista».  Los teólogos y pastores de los primeros 400 años fueron unánimes que en Efesios 5 y Colosenses 3 Pablo habla del Salterio.  Y esto NO solamente los presbiterianos.  También los bautistas, los independientes y los congregacionalistas enseñaron lo mismo.  Aquí les paso unos ejemplos de entre una multitud.

John Cotton (1584-1652), un pastor y teólogo congregacionalista en Nueva Inglaterra:
«En ambos lugares, Efe. 5:19 y Col 3:16, en cuanto el apóstol nos exhorta a cantar, así nos instruye sobre que materia consiste nuestro cantar, a saber los Salmos, himnos, y cánticos espirituales.  Ahora estos son los mismos títulos de los canciones de David, tal y como fueron dados a nosotros por el mismo Espíritu Santo: algunos son llamados Mizmorim, o sea los Salmos; algunos Tehillim eso es himnos; algunos Shirim, eso es cánticos, cánticos espirituales.  ¿Qué razón se puede dar sobre por qué el Apóstol nos dirige en nuestro cantar a los mismos títulos de los Salmos de David, si no fuera su intención que nosotros deberíamos cantarlas?…La palabras de David y de Asaph, como si fueran las palabras de Cristo en la boca de David y de Asaph; así también fueron las palabras de Cristo en las bocas de los hijos de Coré, o cualquier otros cantantes en el Templo.»

Thomas Manton (1620-1677), puritano presbiteriano inglés y teólogo en la asamblea de Westminster comentando sobre Efesios 5:19 dice:

«Que el erudito observe, que estos son los títulos mismos de los Salmos de David, mizmorim, tehillim, y Shirim, cual la Septuaginta traduce como psalmoi, humnoi, y odai o sea ‘salmos, himnos y cánticos’, y aparece que nos recomienda el libro de los Salmos de David.»

John Flavel (1628-1691), puritano presbiteriano inglés y teólogo popular:

«Tu anabautista…se encuentran en un negligencia pecaminosa  en negar una ordenanza evangélico dulce y celestial, hablo del cantar los salmos, por la cual tienes ambos precepto y precedente en el evangelio, Col 3:16, Santiago 5:13, 1 Cor. 14:26.»

Dr. John Gill (1697-1771), bautista inglés, comentando sobre Efesios 5:19:

«Por los salmos se entiende los Salmos de David, y otros que forman el libro que va por ese nombre; y por himnos debemos entender, no tales que son compuestos por hombres buenos, sin la inspiración del Espíritu Santo; tanto como son puestos entre las palabras salmos y cánticos espirituales, son obras escritas por hombres bajo la inspiración del Espíritu Santo…pero estos son solamente otro nombre para el libro de los Salmos, cuyo título también se puede decir es el libro de Himnos…y por cánticos espirituales se entiende también como los Salmos de David, Asaph, etc., y los títulos de muchos de estos son ‘cánticos’…Estas tres palabras son traducidas del Mizmorim, Tehillim, y Shirim…los varios títulos de los Salmos de David…»  Énfasis mía.

Hermanos no queda duda y no hay ninguna escusa bíblica para negar el cantar los Salmos exclusivamente.  Tenemos el precepto apostólico, Jesucristo mismo lo hizo, y Dios lo manda en Su propio himnario.  No hay ninguna justificación bíblica para escribir nuestros propios himnos para utilizarlos en el culto hacia Dios y si no hay tal ejemplo, mandato o precepto, es prohibido hacerlo.  Cuando lo hacemos estamos declarando que el Salterio, o sea LA PALABRA DE DIOS, no es suficiente y no cumple lo que queremos. Hermanos, ¿a qué conclusión puedes llegar si ésta es la motivación para componer nuestros propios himnos para ofrécelos a Dios?  Creo que queda claro.

Hermanos reconozco que es muy duro dejar himnos queridos y que estimamos buenas.  Yo mismo simpatizo con eso ya que yo cantaba himnos una vez.  Pero Dios nos pide que seamos obedientes hacia Él y eso es nuestro fin, ¿no?  Les pido que oren mucho sobre esto porque realizo que es duro.  Invito sus comentarios y preguntas.

Soli Deo Gloria por medio de Sola Scriptura

Para más información sobre la Septuaginta miré este artículo breve sobre la historia de la Septuaginta:

http://www.allabouttruth.org/spanish/septuaginta.htm

Anuncios

Read Full Post »

Un tratado sobre el Himnario perfecto de Dios en el culto público.  Esta fue el himnario de las Iglesias reformadas, de los puritanos, los pactantes (Covenanters), y los Hugonotes  por siglos hasta que el sensacionalismo y emociones  entro a dominar las Iglesias reformadas.  Gracias a Dios que todavía hay denominaciones que no han caído al tal error y siguen manteniendo la Verdad de Dios.

Salterio 110

http://www.presbiterianoreformado.org/doctrina/himnarioperfecto.php

Read Full Post »

 Necesidad(2)

Estimados hermanos, por primera vez en la história de la Iglesia Hispana, el libro de Juan Calvino «La necesidad de reformar la iglesia», ahora esta en esapñol. El libro se puede comprar siguiendo el enlace. El traductor es Joel Chairez, díacono de la congregación La Iglesia Presbiteriana Reformada de Los Angeles, CA. Este libro formo el diseño de reformar la Iglesia de Cristo durante el siglo XVI, y el mismo plan es urgente para la Iglesia hispana de hoy.

Read Full Post »

¿Una reforma hueca o una reforma profunda?

¿Qué buscamos como calvinistas hoy en día?

El gran reformador Juan Calvino escribió en su libro La necesidad de reformar la iglesia lo siguiente:

«Si se pregunta, entonces, por qué cosas principalmente la religión cristiana tiene una existencia firme entre nosotros, y mantiene su verdad, se verá que las siguientes dos no sólo ocupan el lugar principal, sino que encierran bajo ellas todas las demás partes, y consecuentemente la sustancia entera del cristianismo: a saber, un conocimiento, primero, del modo en el que Dios debe ser adorado apropiadamente; y, en segundo lugar, el origen de dónde se obtiene nuestra salvación. Cuando estas cosas no se consideran, aunque nos gloriemos con el nombre de cristianos, nuestra profesión es hueca y vana. Después de esto vienen los sacramentos y el gobierno de la Iglesia, siendo instituidos para conservar estas ramas de doctrina, los cuales no deberían ser empleados para cualquier otro propósito; y, verdaderamente, los únicos medios para averiguar si son o no administrados rectamente y en la debida forma, es traerlos a esta prueba.» Énfasis mío. Traducción por Joel Chairez.

Estimados hermanos, Calvino puso un énfasis sobre la importancia del modo que Dios debe ser adorado. No tan sólo lo enfatizó sino que lo puso como el principio número uno de la iglesia, antes que el origen de nuestra salvación. La iglesia católica-romana había introducido una multitud de ídolos, ritos, ceremonias, e innovaciones humanas para adorar a Dios tras unos siglos. La reforma protestante puso un fin a esta práctica en parte. Digo en parte porque los que siguieron a Martín Lutero no pusieron el mismo énfasis sobre esto sino que permitieron ciertas innovaciones humanas en el culto. Mientras que los calvinistas tomar a pecho el lema de sola scriptura para ponerlo en práctica en todo el aspecto de la vida de uno tanto como de la Iglesia. En el siglo XVI la reforma estaba en sus principios, pero unas doctrinas bíblicas ya estaban tomando el papel de guiar la reforma calvinista para hacerse una reforma profunda y más pura que la que tomo la reforma luterana. Una de estas era la doctrina llamada el principio regulador de adoración.

Hay dos campos en la cristiandad sobre el pensamiento de cómo debemos adorar a Dios. Un campo dice que lo que la Biblia no prohíbe, permite. Este es el campo que toma los católicos-romanos, los luteranos, los anglicanos, los pentecosteses, y la mayoría de la cristiandad. Un ejemplo es la celebración del calendario religiosa en la iglesia. No hay ni una prohibición directa de Dios sobre celebrando la Navidad de día 25 de diciembre. Al contrario los calvinistas toman el puesto que si la Biblia no lo manda, lo prohíbe. Por ejemplo, como la Biblia no manda o deja un ejemplo positivo de tal práctica, es prohibido de hacerlo. Los calvinistas dijeron que la única regla de fe y práctica es la Biblia. Así que para evitar el camino que llega a los abusos dentro el culto y para mantenerse dentro las reglas de la Palabra de Dios, la iglesia no debe introducir ritos y ceremonias dentro el culto de Dios si Dios no lo ha mandado en Su Palabra. Éste principio llego a su colmo en la Iglesia de Escocia debajo de Juan Knox. La Iglesia de Escocia pronto llego de ser reconocida como la Iglesia más reformada y apegada a la Palabra de Dios en toda la cristiandad entre los siglos de XVI y XVII cuando sucedieron las reformas en las iglesias de Europa y las Islas de Escocia, Inglaterra, e Irlanda. Juan Knox escribió en su libro famoso, The Mass is Idolatry (La Misa es Idolatría), que,

«Toda alabanza, honra o servició inventado por el cerebro del hombre en la religión de Dios, sin su mandamiento expresado, es idolatría.»

Las iglesias calvinistas de diferentes partes de Europa tuvieron que luchar para reformar sus iglesias nacionales para que fueran conformes con la Biblia. Mirando la historia bien que se ve el gran énfasis que pusieron sobre el culto, la salvación, los sacramentos, y el gobierno de la iglesia. Algunas iglesias nacionales lograron de realizar reforma en algunas de las cuatro áreas que nombra Calvino, pero faltaron en otras. Como dijo Calvino el corazón del hombre es una factoría de idolatría. Bien que se muestra la realidad de sus palabras ya que el punto más importante que nombra Calvino fue el mismo punto que algunas iglesias calvinistas faltaron de tener el éxito de reformar ya que el pueblo y muchos presbíteros resistieron su reforma completa. Por lo tanto con el paso de tiempo muchas iglesias calvinistas abandonaron la posición del principio regulador de adoración como fue entendido por los primeros calvinistas y adoptaron la posición luterana. Estas iglesias luego comenzaron de abandonar la idea de sola scriptura en otras áreas de doctrina bíblica y se encuentran hoy en día con un sistema de teología que falta la carne de la Palabra de Dios y luchan contra otros errores que sus libertades de dejar entrar innovaciones de los hombres en el culto han permitido.

Muchos hablan que el calvinista está siempre reformando; pero pregunto ¿Qué estándar es la que guía su reforma? ¿A qué nivel de reforma quieren llegar? ¿Qué es que quieren reformar? Muchos miran a las iglesias norte americanas como el estándar que guía sus reformas. ¡Ay! ¡Qué miedo! Muchas de ellas son las fuentes del desvío de la reforma ya obtenida y la guía a un camino de una reforma mediocre. No hermanos, nuestros padres de la fe de los siglos XVI y XVII lograron una reforma más completa de la que se ve en muchas iglesias presbiterianas y reformadas de hoy. Ellos bien que reconocieron la necesidad de seguir reformando la iglesia pero estaban siguiendo un buen camino para hacerlo. Es tiempo de regresar a ese camino bíblico y echar de fuera de nuestras iglesias la innovaciones humanas y las prácticas que la Biblia nunca manda, aprueba, o muestra como ejemplo positivo.

¿Cómo que? Pues hermanos, es un hecho establecido sin algún controversia que los presbiterianos y los reformados cantaban los Salmos de David exclusivamente en el culto. Nunca permitieron himnos compuestos por hombre dentro el culto ya que no eran himnos inspirados directamente por el Espíritu Santo. Al contrario los Salmos de David ha sido reconocido como el himnario de la Iglesia dada por Dios mismo. Juan Calvino dijo;

«Mas esto que dice Agustín es cierto, que nadie puede cantar cosas dignas a Dios, a menos que lo haya recibido de Él. Por lo cual, cuando hemos mirado a fondo por todas partes para buscar aquí y allá, no encontraremos mejores canciones ni más apropiadas al propósito que los Salmos de David; que el Espíritu Santo hizo y habló a través de él. Y por consiguiente, cuando los cantamos, estamos seguros que Dios pone en nuestras bocas las palabras, como si Él mismo cantara en nosotros, para exaltar Su gloria.» Prefacio al Salterio de Ginebra 1543

La práctica presente de la mayoría de las iglesias es el opuesto. La innovación de permitir el cantar de himnos compuestos por hombres entro a la iglesia presbiteriana en el siglo XIX, específicamente en el año 1861. Muchos teólogos se opusieron a estas innovaciones resultando en las formaciones de cuerpos presbiterianas que mantuvieron la doctrina Bíblica de solo cantar los salmos.

Otro aspecto que fluye directamente de lo mismo es el uso de instrumentos musicales dentro el culto. Los reformadores calvinistas pusieron un fin de esta forma de idolatría sutil. El mismo Juan Calvino condeno el uso de instrumentos musicales en el culto cuando escribió:

«…cuando asisten a sus reuniones, al introducir instrumentos musicales para celebrar las alabanzas de Dios no sería más útil que el quemar incienso, encender candelas, y restaurar las otras sombras de la Ley. Los papistas, así pues, neciamente han tomado prestado esto, junto con muchas otras cosas de los judíos. Hombres que les gusta la pompa exterior se deleitan en ese ruido; mas Dios se complace con aquella simplicidad que nos recomienda el apóstol.» Comentario de Juan Calvino sobre Salmo 33.

De nuevo esta innovación entro la iglesia presbiteriana por primera vez en el siglo XIX. ¿Por qué? ¿Dónde lo manda Dios para la Iglesia del N.T.? Los reformadores bien supieron que los instrumentos musicales en el culto de Dios fue parte de la ley ceremonial, cuya ley Jesucristo abrogó en el libro de los Hebreos.

Más se puede decir sobre los días festivos innovados por el anticristo (el papado) tal como la Navidad, la Pascua, la Santa Semana, etc. La Asamblea de Westminster reconfirmo la abolición de tales días festivos y pusieron el énfasis sobre guardando el Día del Señor (el domingo) como el único día festivo o santo que Dios explícitamente manda de ser guardada, pero que muchos calvinistas de hoy faltan de hacer.

Clamamos por una reforma. Bien. ¿Reforma de qué y a qué? Semper reformanda, ¿pero hasta dónde? ¿Hasta dónde nos atrevemos llegar en nuestras reformas? ¿Qué tanto realmente queremos reformar en nuestras iglesias? ¿Estamos muy apegados a nuestras tradiciones humanas que no las podemos dejar aunque Dios nunca los ha mandado de ser utilizadas dentro el culto? ¿Qué excusa vamos a poner para menospreciar la doctrina fundamental de sola scriptura para proteger nuestras tradiciones innovadoras –Colosenses 2:23? Es tiempo de regresar a una reforma profunda y no hueca. Regresemos a las reformas logradas por nuestros reformadores calvinistas y de ese punto seguir el camino de reformar y purificar la iglesia hasta que llegue Jesucristo, el único Cabeza de la Iglesia y Rey nuestro.

Cuidaráis de hacer todo lo que yo os mando: no añadirás a ello, ni quitarás de ello.

Deuteronomio 12:32

Read Full Post »