Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Calvino’

Estimados lectores, les quiero traer su atención a mi nueva traducción de Juan Calvino.

 

Un extracto del Prefacio de Juan Calvino de su comentario sobre el libro de los Salmos

 

Donde Calvino testifica sobre la perfección del Salterio sobre cualquier otro libro

 

Se encuentra en mi sitio:

 

http://www.presbiterianoreformado.org/doctrina/CalvinoSalmosSuperior.php

El comentario sobre los Salmos por Juan Calvino

                       El comentario sobre los Salmos por Juan Calvino

Pueden comentar DESPUES de leerlo en este blog.

 

Gracias por su atención.

 

En Cristo,

Edgar A Ibarra Jr.

Anuncios

Read Full Post »

Juan Calvino sobre el engaño de la navidad

calvino predicando

Los defensores de los días santos no bíblicos frecuentemente les  gusta apelar a la toleración de Juan Calvino  con ciertos festivales en Ginebra.  Antes de reclamar a Calvino como uno de los suyos, sin embargo, ellos deberían leer lo que él dijo sobre la navidad cuando predicó el 25 de diciembre de 1551 (fue un jueves) sobre Miqueas 5:7-14:

«Ahora, veo aquí más gente que la que estoy acostumbrado cuando doy un sermón. ¿Por qué será? Es día de navidad. ¿Y quién les dijo esto? Pobres bestias. Ese es un adecuado eufemismo para todos ustedes que han venido aquí hoy a honrar a Noel. ¿Pensaban que estarían honrando a Dios? Consideren qué tipo de obediencia a Dios vienen mostrando. En sus mentes, están celebrando un día santo para Dios, o convirtiendo el día de hoy en uno. Pero ya de eso. En verdad, mientras frecuentemente han sido amonestados, es bueno apartar un día del año en el cual recordamos todo lo bueno que nos ha ocurrido a causa del nacimiento de Cristo en el mundo, y en el cual escuchamos la historia de su nacimiento, el cual sería el domingo. Pero si piensan que Jesucristo hubo nacido hoy, están tan locos como bestias salvajes. Porque cuando elevan un solo día para adorar a Dios, lo han convertido en un ídolo. Es verdad, insisten que hacen esto por el honor a Dios, pero es más para el honor al diablo.

Consideremos lo que nuestro Señor tiene que decir sobre el asunto.  ¿No fue la intención de Saúl de adorar a Dios cuando perdonó a Agag, el rey de los amalecitas, junto con sus mejores bestias y ganado?  Él dice tanto: “Quiero adorar a Dios”. La lengua de Saúl fue llena de devoción y buena intención. Pero ¿cuál fue la respuesta que recibió? ¡Adivino! ¡Hereje! ¡Apóstata! ¡Dices estar honrando a Dios, pero Dios te rechaza y desaprueba todo lo que has hecho! (ver 1° de Samuel 15:8-9). Consecuentemente, lo mismo es la verdad de nuestras acciones. Porque no hay un día superior a otro. No importa si recordamos la natividad de Nuestro Señor en un miércoles, jueves, u otro día. Pero cuando insistimos en establecer un servicio de adoración basado en nuestros caprichos, blasfemamos a Dios, y creamos un ídolo aunque lo hayamos hecho en el nombre de Dios. Y cuando adoran a Dios en la ociosidad de un espíritu de día santo, ese es un pecado pesado de llevar, y uno que atrae a los demás al respecto, hasta que llegamos a la altura de la iniquidad. Por lo tanto, pongamos atención a lo que Miqueas dice aquí, que Dios no debe solamente despojar cosas que son malas en sí mismas, sino debe también eliminar todo que pueda fomentar la superstición. Una vez que hayamos entendido eso, ya no más encontraremos extraño que Noel no es guardado el día de hoy, pero que en el domingo celebremos la Cena del Señor y recitemos la historia de la natividad de nuestro Señor Jesucristo. Para aquellos que apenas conocen de Jesucristo, o que debemos estar sujetos a él, y que Dios quita todos estos obstáculos que nos previenen de llegar a él, esta gente, digo, van a apretar sus dientes. Vinieron aquí a la espera de una celebración con una intención equivocada, pero se irán con una total insatisfacción.»

John Calvin, Sermons on the book of Micah, trans. and ed. B. W. Farley (1551; Phillipsburg, 2003), pp 302-04.

Ahora, reconocidamente, Calvino no abrazaba enteramente la posición de los Presbiterianos Escoceses/ Puritanos Ingleses. Su lenguaje contra la posición de los defensores modernos de días santos es, sin embargo, mucho más fuerte que he visto en ningún otro lugar.

Traducción: Josué Alemán Raga

Read Full Post »

Defendiendo la Iglesia de Cristo es la obligación del magistrado civil

Knox y Maria

Juan Knox predicando el evangelio a María, reina de Escocia

Introducción:
La Confesión de Fe de 1556 de la congregación inglés en Ginebra fue escrita probablemente por John Knox y/o Guillermo Whittingham. Aparece en la Biblia de Ginebra y en la Forma de Oraciones de Ginebra o sea el Libro del Orden Eclesiástica. Es una extensión del Credo Apóstolico, pero esta confesión, como casi cada credo reformado, también tiene algo para decir muy expresamente sobre el magistrado civil.

Bajo el tema de «la santa iglesia católica» dice:

«…Y además de esta censura eclesiástica, reconozco de pertenecer a esta iglesia un magistrado político, [d] quien ministra a cada hombre justicia, defendiendo el bien y castigando el mal; a quien debemos dar el honor y la obediencia en todas las cosas, que no sea al contra de la palabra de Dios. [e] Y como Moisés, Ezequías, Josías y los jefes piadosos purgaron la iglesia de Dios de superstición e idolatría, [f] por lo tanto la defensa de la iglesia de Cristo se pertenece a los magistrados cristianos, contra todos los idólatras y herejes, como Papistas, Anabaptistas, con semejantes miembros del Anticristo, para arrancar toda la doctrina de diablos y hombres, [g]…»

d. Rom. 13:1-7; Tito 3:1; 1 Ped. 2:13-14
e. Hechos 5:29
f. Ex. 32:26-28; 2 Reyes 18:4; 23:1ff.; 2 Crón. 29; 35:1ff.
g. 2 Tim. 4:2-4; Col. 2:8, 16-23; Mateo 15:1-9; Isa. 29:13; Heb. 9:12,14, 25-26,28; 10:10, 12, 14; Hech. 10:15; 1 Juan 2:22; Rom. 7:6; Gal. 5:1; Col. 2:8; Rom. 14:1ff.; 1 Tim. 4:1-8; Mateo. 19:10-12; 1 Cor. 7:2, 9; 1 Cor. 10:25; 2 Cor. 6:16; Lucas 17:23; Rom. 3:19-20; 1 Cor. 3:11; Gal. 4:9-10

Traducido por:

Edgar Ibarra

//

Read Full Post »

La doctrina del 4 Mandamiento o sea el día del Señor entre los reformadores del siglo 16

Calvino predicando en San Pierre

Se dice que el día del Señor son todos los días.  Cuando hablamos sobre el día del Señor nos referimos al cuarto mandamiento o sea el día de reposo o sábado cristiano cual es el primer día de la semana, el día domingo cual palabra en el latín significa día del rey referencia a Jesucristo.  Contrario a fabulas modernas, los reformadores del siglo 16 mantuvieron está doctrina en un lugar especial y apegaron mucha importancia a ello.  La Iglesia de hoy está en un estado mal y una razón principal es porque niegan y menosprecian el cuarto mandamiento de Dios y no ponen mucha importancia a la santificación completa del día del Señor.  No es exageración, como miraran abajo.  Las Iglesias que dicen apegarse a los Estándares de Westminster se contradicen cuando no observan ni santifican el día del Señor ya que los mismos Estándares que ellas dicen ser su confesión mandan tal observación y santificación.   Las siguientes referencias son citas de reformadores sobre la gran importancia de guardar el día entero hacia Dios.  Pongan atención en el enfasís que hacen.  Pero primero, dos citas de cristianos del segundo siglo al respeto:

Ignacio de Antioquia, un compañero del apóstol Juan dice, “Dejemos de sabatizar (del estilo judía), más bien guardemos el día del Señor, en la cual nuestra Vida resucito”.

Irenaeus, un discípulo de Policarpo, el discípulo del apóstol Juan, dijo: “En el día del Señor todos nosotros cristianos guardamos el sábado, meditando sobre la ley y regocijándonos en las obras de Dios”.

“¿Si gastamos el día del Señor en fiestas, en juegos y en DEPORTES honra esto a Dios? ¡No! ¿No se burla de Él y emplea mal su nombre? ¡Sí! ¿Cuando las tiendas se cierran durante el día del Señor y los hombres no viajan como hacen durante otros días, es esto el modo que podamos tener más ocio y libertad de ocuparnos de las cosas que Dios nos ordena? ¿Es para qué podamos ser enseñados por Su Palabra, encontrarnos juntos para la confesión de nuestra fe, clamar a Su nombre y ejercernos en el uso adecuado de los sacramentos? Esto es cómo la regulación del sábado (el día de reposo) nos debería servir.”

-Juan Calvino

Sermones sobre Deuteronomio
El Sábado/el Día del Señor
Jueves, el 20 de Junio, 1555

“Por lo tanto la observación del día del Señor, que menciona Justino Mártir en su _Apología_, es de tradición Apostólica y realmente Divina.” –Teodoro de Beza

“Transgredan este mandamiento, que no cesan de malos trabajos, sino abusan del resto del domingo a la provocación de placeres carnales. Ya que guardan el sábado a Dios, pero trabajan para el diablo, en jugar a los dados, en la bebida, en el baile, y alimentación de sus humores con las vanidades de este mundo, por lo cual no nos atraemos a la compañía de los fieles santos, pero también realmente profanamos nuestros cuerpos, que mejor deberíamos santificar y quedarnos santos.”

Henry Bullinger, Fifty godly and learned sermons divided into the five decades containing the chief and principal points of Christian religion, ed. Thomas Harding (1849-52 Parker edn; 4 vols, Grand Rapids, 2004), i, 262.

“Esta cosa añado más; que sea el deber de un magistrado cristiano, o por lo menos de una cabeza de familia buena, para obligar a la enmienda a los transgresores y menospreciadores del sábado de Dios y de Su adoración. Los pares de Israel y toda la gente de Dios, realmente mataron a pedradas (como el Señor los ordenó) el hombre que en desobediencia juntó palos durante el sábado [Números 15:32-6]. ¿Por qué entonces debería no ser legal para un magistrado cristiano para castigar por el encarcelamiento corporal, por la pérdida de bienes, o por la muerte, los menospreciadores de religión, de la adoración verdadera y legal del día del Señor? […] Por que es un pecado atroz y un cisma detestable, si los fieles se reúnen, en ciudades o en pueblos, para que luego tu busques desvíos para esconderte, y no venir desde allí, pero despreciar la iglesia de Dios y la asamblea de los santos: ya que los Anabaptistas han tomado un uso para hacer tal.”

Henry Bullinger, Fifty godly and learned sermons divided into the five decades containing the chief and principal points of Christian religion, ed. Thomas Harding (1849-52 Parker edn; 4 vols, Grand Rapids, 2004), i, 261-2.

Del siglo 17:

La transgresión de esa ley del cuarto mandamiento y la profanación del sábado, es, 1. Agravado por circunstancias especiales, y contado entre las mayores abominaciones, Ezeq. 20 & 22. 2. Amenazado, con venganza más severa ambos personalmente con muerte, Exo. 31:14 y en escala nacional con juicios temerosos, como fuego en sus residencias, Jer. 17:27 y desolación a su país, Levit. 26:34 & 43. 3. Y castigado en consecuencia con muerte, Num. 15 y desolación de su Nación, 2 Chron. 36:21 y así reconocido como la causa de ello, Nehemías. 13:18

Daniel Cawdrey and Herbert Palmer, Sabbatum Redivium: or the Christian Sabbath vindicated (London, 1645), The epistle to the reader.

“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.  Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.  De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos”  Mateo 5:17-19.

Traducido por:

Edgar Ibarra

Read Full Post »

Instrumentos musicales; ¿deben de ser usados en el culto público en la Iglesia del Nuevo Testamento?

 

Tomado de los comentarios de Juan Calvino sobre el libro de los Salmos.

 

Calvino predicando en San Pierre

Estimados hermanos lo que sigue son traducciones de los comentarios de Juan Calvino sobre el libro de los Salmos. Hemos traducido esas frases o comentarios de Calvino que hablan sobre el tema del uso de instrumentos musicales en el culto público de Dios. La mayoría de las iglesias que dicen mantener la doctrina calvinistas tal vez no saben que Juan Calvino y los otros reformadores de los siglos 16 y 17 (como Juan Knox y los puritanos) se opusieron y estaban en contra del uso de instrumentos musicales en el culto. Sin embargo es importante notar que ellos no estaban en contra el uso de instrumentos musicales fuera del culto, como uso de pasatiempo y tales obras, pero ellos entendieron que Dios había abrogado esta práctica para la iglesia del Nuevo Testamento. Tomen nota que Calvino declara que el uso del los instrumentos musicales en el culto es una práctica de la Iglesia de Roma y marca del papa. Como calvinistas presbiterianos y reformados que somos celosos de ese lema famoso, sola scriptura, es nuestro deber sacar del culto público los instrumentos musicales y adorar a Dios solamente y simplemente como Él nos manda; cantando solamente los 150 Salmos sin el uso de instrumentos musicales. Así lo hicieron nuestros reformadores calvinistas, conforme a la Palabra de Dios.

Los Comentarios de Juan Calvino

Comentario sobre Salmo 33:2 Celebrad á Jehová con arpa.

«No hay duda que aquí el salmista expresa un ardiente e intenso afecto que los creyentes deberían tener al alabar a Dios, cuando él ordena que los instrumentos musicales sean empleados para éste propósito. Él no dejaría a los creyentes que nada omitiesen que tienda animar las mentes y los sentimientos de los hombres al cantar las alabanzas de Dios. El nombre de Dios, sin duda, puede, hablando adecuadamente, ser celebrado solamente por una voz bien comprensible; pero no es por demás que David añada esas ayudas por las cuales los creyentes son más estimulados a este ejercicio; especialmente considerando que él estaba hablando al pueblo antiguo de Dios. Sin embargo hay una diferencia que aquí se debe tomar en cuenta, a fin de no tomar indistintamente como aplicable a nosotros cada precepto que anteriormente era impuesto a los judíos.

«No dudo que el tocar tambores, el arpa y la viola, y toda esa clase de música (que muy frecuentemente se menciona en los Salmos) fue parte de la educación, es decir, de la instrucción pueril bajo la Ley: hablo del servicio establecido del templo. Porque aún ahora, si los creyentes se gozan con instrumentos musicales, pienso que este debería ser su propósito: no separar su gozo de las alabanzas de Dios. Pero cuando asisten a sus reuniones, al introducir instrumentos musicales para celebrar las alabanzas de Dios no sería más útil que el quemar incienso, encender candelas, y restaurar las otras sombras de la Ley. Los papistas, así pues, neciamente han tomado prestado esto, junto con muchas otras cosas de los judíos. Hombres que les gusta la pompa exterior se deleitan en ese ruido; mas Dios se complace con aquella simplicidad que nos recomienda el apóstol. Pablo no permite bendecir a Dios en la asamblea pública de los fieles sino solo con un idioma conocido (1 Corintios 14:16). La voz del hombre, aunque no es conocida comúnmente, seguramente sobrepasa todo instrumento inanimado de música; y aun observamos lo que Pablo determina al hablar en un idioma desconocido.»

Comentario sobre Salmo 71:22 Asimismo yo te alabaré con instrumento de salterio, Oh Dios mío.

«De nuevo prorrumpe en acción de gracias; por que él estuvo conciente de que el propósito de Dios (al socorrer sus siervos abundantemente) era que Su bondad fuese celebrada. Al mencionar el salterio y el arpa en éste ejercicio, alude a la costumbre corriente de su tiempo. Cantar las alabanzas de Dios sobre el arpa y el salterio, sin duda, formaban parte del entrenamiento de la ley, y del servicio de Dios bajo esa dispensación de sombras y figuras; pero estos no deben ser usados hoy en día en la alabanza pública. Ciertamente, no se nos prohíbe usar en privado instrumentos musicales, pero si deben ser mantenidos fuera de las iglesias de acuerdo al mandamiento explicito del Espíritu Santo, cuando Pablo en 1 Corintios 14:13, pone como una regla invariable, que deberíamos alabar a Dios y orar a Él solamente en un idioma conocido.»

Comentario sobre Salmo 81:2 Entonad canción, y tañed el pandero, el arpa deliciosa y el salterio.

«Con respecto al pandero, el arpa, y el salterio, anteriormente hemos observado, y veremos la necesidad de repetir después las mismas palabras: que los levitas, bajo la ley, tenían permiso usar instrumentos musicales en el culto de Dios, ya que Su voluntad era entrenar a Su pueblo entre tanto que eran niños y en estado de infancia, con tales rudimentos hasta la venida de Cristo. Pero ahora que la luz clara del Evangelio ha dispersado las sombras de la Ley, y nos ha enseñado que debemos servir a Dios en una manera más simple, sería un acto insensato y equivocado querer imitar aquello que el profeta mandaba solamente sobre aquellos de su propio tiempo. De esto, se ve que los papistas se han mostrado ser simios o monos al transferir esto a ellos mismos.»

Comentario sobre Salmo 92:3 En el decacordio y en el salterio, en tono suave con el arpa.

«En el tercer versículo, él se dirige más a los levitas, quienes fueron ordenados a puesto de cantores, y los llama a emplear sus instrumentos de música — no como si esto fuera en si necesario, sino que era útil como una ayuda elemental al pueblo de Dios en esos tiempos antiguos1. No debemos concebir que Dios ordeno el arpa como algo que sintiera gozo como nosotros en la simple melodía de sonidos; pero los judíos, quienes todavía se hallaban en la infancia, estaban confinados al uso de tales elementos pueriles. El propósito de estos era estimular a los adoradores, e inducirlos en una manera más viva a celebrar las alabanzas de Dios con el corazón. Tenemos que recordar que la adoración de Dios nunca fue diseñada de consistir en tales servicios externos, los cuales eran necesarios solamente para ayudar a un pueblo todavía débil y rudo en conocimiento en el servicio espiritual de Dios. Debe observarse una diferencia en este respecto entre Su pueblo bajo el Antiguo y bajo el Nuevo Testamento; ahora que Cristo ha venido, y la Iglesia ha llegado a su madurez, si introducimos las sombras de una dispensación acabada significaría enterrar simplemente la luz del Evangelio. De esto, se ve que los papistas (como tendré la ocasión de mostrar en otro lugar) al emplear música instrumental, no se puede decir que imitan la práctica del pueblo antiguo de Dios, sino que actúan sin sentido como monos y de manera absurda, exhibiendo un deleite tonto en aquella adoración del Antiguo Testamento que fue figurativa, y terminó con el Evangelio.»

1 «Mais pource que c´estoit un rudiment fort utile au peuple ancien.»

Comentario sobre Salmo 98:4 Regocíjese ante Jehová toda la tierra.

«Aquí él repite la exhortación con que él había empezado, y al dirigirse a las naciones, indica que cuando Dios derribe la pared intermedia de separación todos serían reunidos en una común fe, y en una Iglesia formada a través del mundo entero. Cuándo habla de instrumentos musicales, indudablemente se refiere a la práctica de la Iglesia en aquel entonces, sin ninguna intención de ligar a los gentiles a guardar las ceremonias de la ley. La repetición que hizo uso es enfática, e implica que por mucho que los hombres procuren en celebrar la gran obra de la redención del mundo no alcanzaría a la riqueza de la gracia de Dios. Esto se hace todavía más patente en lo que sigue, donde el sentimiento se atribuye a cosas inanimadas. El pasaje entero ha sido expuesto en otra parte, y es innecesario insistir más en ello.»

Salmo 149:2 Israel alégrese en su Hacedor.

«Él insiste sobre el mismo punto, que el pueblo del Señor debería descansar persuadido firmemente que su descendencia no había sido elegida en vano del resto del mundo, sino que Dios tendría presente su pacto, y no permitiría las misericordias que él les había extendido que fuesen anuladas o extinguidas. Aunque ellos hubieran sido privados temporalmente de la herencia de la tierra de Canaán, que fue la prenda de su adopción, el salmista llama a Dios su Hacedor, y el Rey de los hijos de Sión, para recordarles que cuando fueron adoptados por encima de otras naciones, esto fue una especie de una nueva creación. Así que en el Salmo 95:6, los israelitas son llamados «obra de las manos de Dios,» no solamente porque ellos fueron como otros hombres creados por Él, sino porque Él los había formado de nuevo, y los distinguió con un nuevo honor, el de ser separados de toda la raza humana. El nombre Rey tiene un significado más amplio, dando a entender que como este pueblo fue formado al principio por Dios, pero era con este fin de ser gobernado por su poder. Los instrumentos musicales que él menciona correspondían a esta etapa de infancia de la Iglesia, tampoco deberíamos imitar insensatamente una práctica que fue exclusiva sólo para el pueblo antiguo de Dios. Pero el Salmista confirma lo que ya ha sido mencionado, que sus asambleas religiosas que habían sido por un tiempo interrumpidas serían pronto restauradas, y que ellos invocarían el nombre del Señor en el orden debido de su adoración

Salmo 150:3 Alabadlo con sonido de trompeta.

«No insistiré sobre las voces en el hebreo que se refieren a los instrumentos musicales; sólo que el lector recuerde que aquí se mencionan diferentes clases, que se usaron bajo la economía legal, para enseñar en una manera más enfática a los hijos de Dios que estos no pueden celebrar menos diligentemente las alabanzas de Dios — como si Él les mandare a concentrar arduamente todos sus poderes a este servicio, y dedicarse a sí mismos enteramente a ello. Ni fue sin razón que Dios bajo la ley impusiese esta multiplicidad de cantos, a fin de alejar a los hombres de esos vanos y corruptos placeres a los cuales se envician en exceso, a una alegría santa y provechosa. Nuestra naturaleza corrupta se entrega a libertades extraordinarias, recreándose en muchas invenciones que son absurdas, mientras que su mayor satisfacción consiste en suprimir todo pensamiento de Dios. Esta disposición perversa no podría ser corregida de otra manera sino en que Dios retuviese a un pueblo débil e ignorante bajo muchas restricciones, y bajo ejercicios constantes. El salmista, por lo tanto, al exhortar a los creyentes a desahogar toda su alegría en las alabanzas de Dios, enumera, uno sobre otro, los instrumentos musicales que estaban en uso en ese entonces, y les amonesta que todo debe consagrarse a la adoración de Dios.»

Traducido por Edgar Ibarra

y

Joel Chairez

Read Full Post »

 Necesidad(2)

Estimados hermanos, por primera vez en la história de la Iglesia Hispana, el libro de Juan Calvino «La necesidad de reformar la iglesia», ahora esta en esapñol. El libro se puede comprar siguiendo el enlace. El traductor es Joel Chairez, díacono de la congregación La Iglesia Presbiteriana Reformada de Los Angeles, CA. Este libro formo el diseño de reformar la Iglesia de Cristo durante el siglo XVI, y el mismo plan es urgente para la Iglesia hispana de hoy.

Read Full Post »