Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 10 febrero 2013

Una lista de los Estándares de las Iglesias Reformadas de los siglos 16-17 se encuentran aquí, pero no tengo los documentos para todos. Algunos todavía tienen que ser traducidos al español. Los que están son traducciones del original y nunca de las versiones norteamericanas, cuales fueron cambiadas para reflejar los ideales norteamericanas en vez de lo que dice la Biblia. También tenemos TODOS los Estándares que fueron producidos por la Asamblea de Westminster.

http://www.presbiterianoreformado.org/estandares/Estandares.php

Espero que sean de bendición para todos.

Anuncios

Read Full Post »

Un extracto de la obra de Rev. David Dickson, siendo el primer comentario de la Confesión de Fe de Westminister, Truth´s Victory Over Error, (La victoria de la verdad sobre el error)

Capitulo 21: De la Adoración Religiosa y del Día de Reposo

Pregunta 9 — La Salmodia

El comentario original, y primero,  sobre la Confesión de Fe de Westminster por David Dickson

El comentario original, y primero, sobre la Confesión de Fe de Westminster por David Dickson

¿Es el canto de los Salmos, con gracia en el corazón una parte del culto ordinario de Dios?

Si (Col. 3:16; Ef. 5:19; Sant. 5:13).

Pues bien, ¿se equivocan los cuáqueros y otros sectarios cuando están en contra del cántico de los Salmos o al menos solo a algunas personas, siendo los otros excluidos?

Si.

¿Por cuales razones se les refuta?

1. Por la práctica de Cristo y de Sus apóstoles (Mateo 26:30). Del ejemplo de Pablo y Silas (Hechos 16:25). De Moisés y los Israelitas (Ex. 15).

2. Porque el cantar los Salmos fue ordenado bajo el Antiguo Testamento, y eso no como un tipo de alguna sustancia de por venir, ni por una causa ceremonial. Ni es abrogado bajo el Nuevo Testamento, sino confirmado (Ps. 30:4; 149:1).

3. Por los mandamientos generales y universales en el Nuevo Testamento (Ef. 5:19; Col. 3:16; 1 Cor. 14:15).

4. Porque el Apóstol Santiago dice, ¿Está alguno entre vosotros afligido? haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante Salmos.” (Sant. 5:13 RVR 1909). El significado no es que ninguno debe cantar sino los que están alegres; entonces nadie debería orar sino los que están afligidos.

5. Porque cantando los Salmos glorificamos a Dios, hacemos su alabanza gloriosa. Edificamos a otros con quienes cantamos igual que nos edificarnos a nosotros mismos. Así que el fin que se propone en el canto, es que cantando seamos enseñados y exhortando unos a otros con Salmos, himnos y cánticos espirituales (Col. 3:16). En fin, aclamamos y nos refrescamos haciendo melodía en nuestros corazones al Señor (Ef. 5:19). Cual se levanta, primero, de nuestra conciencia tratándolo como un parte de adoración hacia Dios, y en tal hecho somos aceptados en eso.

Segundo, por ser parte de las Escrituras, designado para Su adoración, sea que concuerde con nuestro caso o no. Eso siendo el fin por la cual fue designado de ser cantado es una autorización suficiente para que nos unamos en el cantar de ello.

Traducido por:

Edgar Ibarra   y

Sebastián Santa María

revisión  Caesar Arevalo

Read Full Post »

La doctrina del 4 Mandamiento o sea el día del Señor entre los reformadores del siglo 16

Calvino predicando en San Pierre

Se dice que el día del Señor son todos los días.  Cuando hablamos sobre el día del Señor nos referimos al cuarto mandamiento o sea el día de reposo o sábado cristiano cual es el primer día de la semana, el día domingo cual palabra en el latín significa día del rey referencia a Jesucristo.  Contrario a fabulas modernas, los reformadores del siglo 16 mantuvieron está doctrina en un lugar especial y apegaron mucha importancia a ello.  La Iglesia de hoy está en un estado mal y una razón principal es porque niegan y menosprecian el cuarto mandamiento de Dios y no ponen mucha importancia a la santificación completa del día del Señor.  No es exageración, como miraran abajo.  Las Iglesias que dicen apegarse a los Estándares de Westminster se contradicen cuando no observan ni santifican el día del Señor ya que los mismos Estándares que ellas dicen ser su confesión mandan tal observación y santificación.   Las siguientes referencias son citas de reformadores sobre la gran importancia de guardar el día entero hacia Dios.  Pongan atención en el enfasís que hacen.  Pero primero, dos citas de cristianos del segundo siglo al respeto:

Ignacio de Antioquia, un compañero del apóstol Juan dice, “Dejemos de sabatizar (del estilo judía), más bien guardemos el día del Señor, en la cual nuestra Vida resucito”.

Irenaeus, un discípulo de Policarpo, el discípulo del apóstol Juan, dijo: “En el día del Señor todos nosotros cristianos guardamos el sábado, meditando sobre la ley y regocijándonos en las obras de Dios”.

“¿Si gastamos el día del Señor en fiestas, en juegos y en DEPORTES honra esto a Dios? ¡No! ¿No se burla de Él y emplea mal su nombre? ¡Sí! ¿Cuando las tiendas se cierran durante el día del Señor y los hombres no viajan como hacen durante otros días, es esto el modo que podamos tener más ocio y libertad de ocuparnos de las cosas que Dios nos ordena? ¿Es para qué podamos ser enseñados por Su Palabra, encontrarnos juntos para la confesión de nuestra fe, clamar a Su nombre y ejercernos en el uso adecuado de los sacramentos? Esto es cómo la regulación del sábado (el día de reposo) nos debería servir.”

-Juan Calvino

Sermones sobre Deuteronomio
El Sábado/el Día del Señor
Jueves, el 20 de Junio, 1555

“Por lo tanto la observación del día del Señor, que menciona Justino Mártir en su _Apología_, es de tradición Apostólica y realmente Divina.” –Teodoro de Beza

“Transgredan este mandamiento, que no cesan de malos trabajos, sino abusan del resto del domingo a la provocación de placeres carnales. Ya que guardan el sábado a Dios, pero trabajan para el diablo, en jugar a los dados, en la bebida, en el baile, y alimentación de sus humores con las vanidades de este mundo, por lo cual no nos atraemos a la compañía de los fieles santos, pero también realmente profanamos nuestros cuerpos, que mejor deberíamos santificar y quedarnos santos.”

Henry Bullinger, Fifty godly and learned sermons divided into the five decades containing the chief and principal points of Christian religion, ed. Thomas Harding (1849-52 Parker edn; 4 vols, Grand Rapids, 2004), i, 262.

“Esta cosa añado más; que sea el deber de un magistrado cristiano, o por lo menos de una cabeza de familia buena, para obligar a la enmienda a los transgresores y menospreciadores del sábado de Dios y de Su adoración. Los pares de Israel y toda la gente de Dios, realmente mataron a pedradas (como el Señor los ordenó) el hombre que en desobediencia juntó palos durante el sábado [Números 15:32-6]. ¿Por qué entonces debería no ser legal para un magistrado cristiano para castigar por el encarcelamiento corporal, por la pérdida de bienes, o por la muerte, los menospreciadores de religión, de la adoración verdadera y legal del día del Señor? […] Por que es un pecado atroz y un cisma detestable, si los fieles se reúnen, en ciudades o en pueblos, para que luego tu busques desvíos para esconderte, y no venir desde allí, pero despreciar la iglesia de Dios y la asamblea de los santos: ya que los Anabaptistas han tomado un uso para hacer tal.”

Henry Bullinger, Fifty godly and learned sermons divided into the five decades containing the chief and principal points of Christian religion, ed. Thomas Harding (1849-52 Parker edn; 4 vols, Grand Rapids, 2004), i, 261-2.

Del siglo 17:

La transgresión de esa ley del cuarto mandamiento y la profanación del sábado, es, 1. Agravado por circunstancias especiales, y contado entre las mayores abominaciones, Ezeq. 20 & 22. 2. Amenazado, con venganza más severa ambos personalmente con muerte, Exo. 31:14 y en escala nacional con juicios temerosos, como fuego en sus residencias, Jer. 17:27 y desolación a su país, Levit. 26:34 & 43. 3. Y castigado en consecuencia con muerte, Num. 15 y desolación de su Nación, 2 Chron. 36:21 y así reconocido como la causa de ello, Nehemías. 13:18

Daniel Cawdrey and Herbert Palmer, Sabbatum Redivium: or the Christian Sabbath vindicated (London, 1645), The epistle to the reader.

“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.  Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.  De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos”  Mateo 5:17-19.

Traducido por:

Edgar Ibarra

Read Full Post »

Un extracto de la obra:

Un discurso para aquellos que violan el día del Señor

 por Matthew Henry

MatthewHenry

Aquellos que encuentro culpable de profanar el día del Señor, a estos en el nombre de Dios, dirijo este papel, quienes descuidan el trabajo designado de ese día, y quienes violan el descanso prescrito de ese día.

 

En primer lugar, es una profanación del día del Señor y una violación de la ley de ello, para descuidar y omitir el deber apropiado y negocio de ese día, que es el servicio inmediato y la adoración de nuestro Dios.  Si damos deshecho lo que durante este día se debería hacer, somos transgresores; ya que las omisiones son pecados y deben entrar en el juicio…

 

Aún no sólo son culpables de la violación del día de reposo, quienes gastan esa parte del día que llamamos “el tiempo de la iglesia”, por empleos mundanos y recreaciones; pero también que pasan el tiempo antes, entre, y después, de la adoración pública o “tiempo de la iglesia”, por tanto se atrincheran sobre ese alcance completo de tiempo que deberían tomar sobre ese día para su adoración secreta y familiar, y agregarse a esto, o por lo tanto disgregarse de esto, y ponerse fuera de ser hacia los deberes santos u obstruyen beneficiarse de lo mismo, realmente hacen violación del día de reposo…

 

Aquellos que van a sus tiendas y ejercen sus comercios abiertamente o en secreto durante el día del Señor, así muestran que hacen caso del mundo más que a Dios, y que son más solícitos de la carne que perece, que para lo que dura a la vida eterna; y aquellos que van a la taberna o siguen sus deportes, y divierten a sí u otros con caminos ociosos y en conversaciones iguales, muestran que hacen caso a la carne más que a Dios.

 

*Nota: estaré añadiendo a esto de la misma obra de Matthew Henry en el futuro

Traducido por:

Edgar Ibarra

//

Read Full Post »