Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17 mayo 2015

Una forma corta de hacer el catecismo

Por Richard Greenham, Puritano

Edición de 1599

Edición de 1599

¿Qué no hay unas reglas que sirven para el mejor entendimiento de cada uno de los mandamientos?

Sí, hay cuatro que tienen usos especiales.

  1. Primero, en cada mandamiento donde el mal es prohibido, allí lo contrario, cual es el bien, es mandado.
  2. Dos, muchos más maldades son prohibidos y muchos más cosas buenas son mandados en cada mandamiento, de los que esta expresado en las palabras.
  3. Tercero, por cuanto Dios es espíritu, por lo tanto Sus mandamientos son espiritual y requieren obediencia espiritual.
  4. Cuatro, en cada mandamiento donde el mal es prohibido, allí las ocasiones del mal son prohibido y donde el bien es mandado, allí también las ocasiones del bien son mandados.

Ahora miren lo que el Catecismo Mayor de Westminster dice sobre el tema y como debemos entender y poner en práctica los 10 Mandamientos.

99. ¿Qué reglas deben observarse para el correcto entendimiento de los diez mandamientos?

Para el entendimiento correcto de los diez mandamientos deben observarse las siguientes reglas:

Que la ley es perfecta y obliga a cada uno a conducirse en todas las cosas en conformidad con su justicia, y a una obediencia completa para siempre; tanto que requiere el cumplimiento más exacto de cada deber y prohíbe aun el pecado más pequeño [1].

Que es espiritual y así se extiende a los pensamientos, a la voluntad, afectos y a todas las demás facultades del alma; tanto a las palabras, obras como actitudes[2].

Que la misma cosa se requiere o se prohíbe de diversas maneras en varios mandamientos[3].

Que cuando un deber se manda, el pecado contrario se prohíbe [4]; y cuando un pecado se prohíbe, el deber contrario se manda [5]. Del mismo modo, cuando una promesa está unida, la amenaza contraria está incluida[6]; y cuando una amenaza está unida, la promesa contraria está incluida[7].

Que lo que Dios prohíbe, no debe hacerse en ningún tiempo[8]; y lo que él manda, es siempre un deber para nosotros[9]; y sin embargo, todo deber particular no debe hacerse en todos los tiempos[10].

Que bajo un pecado o deber, todos los del mismo género se prohíben o se mandan; juntamente con todas sus causas, medios, ocasiones y formas, y provocaciones para las mismas[11].

Que en lo que se nos manda o se nos prohíbe, estamos obligados, conforme a nuestra posición, a procurar que sea evitado o hecho por otros, según los deberes del lugar que ocupan[12].

Que en lo que se manda a otros, estamos obligados, según nuestra posición y oficio, a ayudarlos[13]; y a tener cuidado de no participar con ellos en lo que les está prohibido[14].

[1] Salmo 19:7 Santiago 2:10 Mateo 5:21, 22 [2] Romanos 7:14 Deuteronomio 6:5 compare con Mateo 22:37-39 Mateo 5:21, 22, 27, 28, 33, 34, 37-39, 43, 44 [3] Colosenses 3:5 Amos 8:5 Proverbios 1:19 1 Timoteo 6:10 [4] Isaías 58:13 Deuteronomio 6:13 compare con Mateo 4:9, 10 Mateo 15:4-6 [5] Mateo 5:21, 22-25 Efesios 4:28 [6] Éxodo 20:12 compare con Proverbios 30:17 [7] Jeremías 18:7, 8 Éxodo 20:7 compare con Salmo 15:1, 4, 5 y con Salmo 24:4, 5 [8] Job 13:7, 8 Romanos 3:8 Job 36:21 Hebreos 11:25 [9] Deuteronomio 4:8, 9 [10] Mateo 12:7 [11] Mateo 5:21, 22, 27, 28 Mateo 15:4-6 Hebreos 10:24, 25 1 Tesalonicenses 5:22 Judas 23 Gálatas 5:26 Colosenses 3:21 [12] Éxodo 20:10 Levítico 19:17 Génesis 18:19 Josué 24:15 Deuteronomio 6:6, 7 [13] 2 Corintios 1:24 [14] 1 Timoteo 5:22 Efesios 5:11

Read Full Post »