Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Día del Señor’

El día de reposo es día santa instituido por Jesucristo Rey nuestro

Éxodo 20:8-11 y Apocalipsis 1:10

por Henry Scudder

puritano presbiteriano y teólogo en la Asamblea de Westminster

Henry Scudder

 

«Ahora aparece que fue la voluntad de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, que deberíamos, desde su resurrección, guardar para nuestro día de reposo el primer día de la semana; por cuanto que resucitó en ese día, Juan 20:1-19, y apareció varios tiempos en este nuestro día del Señor a sus discípulos antes de su ascensión; y sobre este día, siendo el día de Pentecostés, Hechos 2:1-4, llenó sus discípulos con los dones del Espíritu Santo, estando reunidos juntos; todo cual da preeminencia a este día, y probabilidad al punto.

 

Pero por lo tanto como los Apóstoles, 1 Cor. 11:1, quienes siguieron a Cristo, y no entregaron nada sino lo que recibieron de Cristo, 1 Cor. 11:23, 14:37, observaron este día como el día de reposo, 1 Cor. 16:1, 2; ¿qué argumento puede dar esto sino una institución divina sobre este día?  El Apóstol Pablo pudo haber escogido cualquier otro día, para que la gente se congreguen para oír la Palabra y recibir el sacramento: pero ellos se congregaron para recibir el sacramento y de oír la Palabra, sobre el primer día de la semana, cual es el día del Señor, Hechos 20:6, 7.  Ahora la práctica aprobada de los apóstoles y de la Iglesia con ellos, grabado en las Escrituras, trae con ello la fuerza de un precepto.

 

Aún más, el Espíritu de Dios honra este día con el titulo de ‘día del Señor’, Apoc. 1:10, tanto como Él hace con la comunión con el titulo de la ‘cena del Señor’, 1 Cor. 10:21, 11:20.  ¿Qué argumento da sino que como los dos tienen referencia a Cristo, por lo tanto ambos son designados por Cristo?  El espíritu de Cristo supo la mente de Cristo, quien por lo tanto nombró este día.»

 

Tomado de su libro The Christian’s daily walk in holy security and peace

Traducción: Edgar Ibarra

Anuncios

Read Full Post »

Un articulo del teólogo y misionero presbiteriano de Escocia Robert Murray McCheyne.

http://puritanos-en-argentina.webnode.com.ar/news/yo-amo-el-dia-del-senor-mccheyne-/

Read Full Post »

La santificación del sábado o día de reposo

cristiano, un catecismo

william-gouge

por William Gouge

Puritano inglés y delegado a la asamblea de Westminster

1.   Pregunta.   ¿Es el sábado moral o ceremonial?

Respuesta.  Moral.

Eso es contado moral, que (como regla de vida) atada todas personas, en todos lugares para siempre.

2.   P. ¿Por qué es moral?

R 1. Fue santificado bajo la inocencia de Adán Gén. 2:2, 3.  Adán en su estado inocente fue una persona pública y tuvo en sus lomos toda la humanidad: y esto sin distinción de judío y gentil.  Así que eso que le fue encargado cae sobre todos en cualquier era que viene de Adán.

R 2.  Es uno de los diez preceptos de la ley moral, Éx. 20:8.  No es un apéndice a otro precepto, sino un precepto de si mismo.  Si ha sido abrogado, o hecho ceremonial, hay sino nueve preceptos de la ley moral: en contra de esos pasajes expresos de las Escrituras: Éxodo 34:28 y Deut. 4:13 y 10:4.

3.   P.  ¿De cuantas horas consiste el día de reposo?

R.  Veinticuatro, Gén 2:3.

Read Full Post »

La doctrina del 4 Mandamiento o sea el día del Señor entre los reformadores del siglo 16

Calvino predicando en San Pierre

Se dice que el día del Señor son todos los días.  Cuando hablamos sobre el día del Señor nos referimos al cuarto mandamiento o sea el día de reposo o sábado cristiano cual es el primer día de la semana, el día domingo cual palabra en el latín significa día del rey referencia a Jesucristo.  Contrario a fabulas modernas, los reformadores del siglo 16 mantuvieron está doctrina en un lugar especial y apegaron mucha importancia a ello.  La Iglesia de hoy está en un estado mal y una razón principal es porque niegan y menosprecian el cuarto mandamiento de Dios y no ponen mucha importancia a la santificación completa del día del Señor.  No es exageración, como miraran abajo.  Las Iglesias que dicen apegarse a los Estándares de Westminster se contradicen cuando no observan ni santifican el día del Señor ya que los mismos Estándares que ellas dicen ser su confesión mandan tal observación y santificación.   Las siguientes referencias son citas de reformadores sobre la gran importancia de guardar el día entero hacia Dios.  Pongan atención en el enfasís que hacen.  Pero primero, dos citas de cristianos del segundo siglo al respeto:

Ignacio de Antioquia, un compañero del apóstol Juan dice, “Dejemos de sabatizar (del estilo judía), más bien guardemos el día del Señor, en la cual nuestra Vida resucito”.

Irenaeus, un discípulo de Policarpo, el discípulo del apóstol Juan, dijo: “En el día del Señor todos nosotros cristianos guardamos el sábado, meditando sobre la ley y regocijándonos en las obras de Dios”.

“¿Si gastamos el día del Señor en fiestas, en juegos y en DEPORTES honra esto a Dios? ¡No! ¿No se burla de Él y emplea mal su nombre? ¡Sí! ¿Cuando las tiendas se cierran durante el día del Señor y los hombres no viajan como hacen durante otros días, es esto el modo que podamos tener más ocio y libertad de ocuparnos de las cosas que Dios nos ordena? ¿Es para qué podamos ser enseñados por Su Palabra, encontrarnos juntos para la confesión de nuestra fe, clamar a Su nombre y ejercernos en el uso adecuado de los sacramentos? Esto es cómo la regulación del sábado (el día de reposo) nos debería servir.”

-Juan Calvino

Sermones sobre Deuteronomio
El Sábado/el Día del Señor
Jueves, el 20 de Junio, 1555

“Por lo tanto la observación del día del Señor, que menciona Justino Mártir en su _Apología_, es de tradición Apostólica y realmente Divina.” –Teodoro de Beza

“Transgredan este mandamiento, que no cesan de malos trabajos, sino abusan del resto del domingo a la provocación de placeres carnales. Ya que guardan el sábado a Dios, pero trabajan para el diablo, en jugar a los dados, en la bebida, en el baile, y alimentación de sus humores con las vanidades de este mundo, por lo cual no nos atraemos a la compañía de los fieles santos, pero también realmente profanamos nuestros cuerpos, que mejor deberíamos santificar y quedarnos santos.”

Henry Bullinger, Fifty godly and learned sermons divided into the five decades containing the chief and principal points of Christian religion, ed. Thomas Harding (1849-52 Parker edn; 4 vols, Grand Rapids, 2004), i, 262.

“Esta cosa añado más; que sea el deber de un magistrado cristiano, o por lo menos de una cabeza de familia buena, para obligar a la enmienda a los transgresores y menospreciadores del sábado de Dios y de Su adoración. Los pares de Israel y toda la gente de Dios, realmente mataron a pedradas (como el Señor los ordenó) el hombre que en desobediencia juntó palos durante el sábado [Números 15:32-6]. ¿Por qué entonces debería no ser legal para un magistrado cristiano para castigar por el encarcelamiento corporal, por la pérdida de bienes, o por la muerte, los menospreciadores de religión, de la adoración verdadera y legal del día del Señor? […] Por que es un pecado atroz y un cisma detestable, si los fieles se reúnen, en ciudades o en pueblos, para que luego tu busques desvíos para esconderte, y no venir desde allí, pero despreciar la iglesia de Dios y la asamblea de los santos: ya que los Anabaptistas han tomado un uso para hacer tal.”

Henry Bullinger, Fifty godly and learned sermons divided into the five decades containing the chief and principal points of Christian religion, ed. Thomas Harding (1849-52 Parker edn; 4 vols, Grand Rapids, 2004), i, 261-2.

Del siglo 17:

La transgresión de esa ley del cuarto mandamiento y la profanación del sábado, es, 1. Agravado por circunstancias especiales, y contado entre las mayores abominaciones, Ezeq. 20 & 22. 2. Amenazado, con venganza más severa ambos personalmente con muerte, Exo. 31:14 y en escala nacional con juicios temerosos, como fuego en sus residencias, Jer. 17:27 y desolación a su país, Levit. 26:34 & 43. 3. Y castigado en consecuencia con muerte, Num. 15 y desolación de su Nación, 2 Chron. 36:21 y así reconocido como la causa de ello, Nehemías. 13:18

Daniel Cawdrey and Herbert Palmer, Sabbatum Redivium: or the Christian Sabbath vindicated (London, 1645), The epistle to the reader.

“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.  Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.  De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos”  Mateo 5:17-19.

Traducido por:

Edgar Ibarra

Read Full Post »

Un extracto de la obra:

Un discurso para aquellos que violan el día del Señor

 por Matthew Henry

MatthewHenry

Aquellos que encuentro culpable de profanar el día del Señor, a estos en el nombre de Dios, dirijo este papel, quienes descuidan el trabajo designado de ese día, y quienes violan el descanso prescrito de ese día.

 

En primer lugar, es una profanación del día del Señor y una violación de la ley de ello, para descuidar y omitir el deber apropiado y negocio de ese día, que es el servicio inmediato y la adoración de nuestro Dios.  Si damos deshecho lo que durante este día se debería hacer, somos transgresores; ya que las omisiones son pecados y deben entrar en el juicio…

 

Aún no sólo son culpables de la violación del día de reposo, quienes gastan esa parte del día que llamamos “el tiempo de la iglesia”, por empleos mundanos y recreaciones; pero también que pasan el tiempo antes, entre, y después, de la adoración pública o “tiempo de la iglesia”, por tanto se atrincheran sobre ese alcance completo de tiempo que deberían tomar sobre ese día para su adoración secreta y familiar, y agregarse a esto, o por lo tanto disgregarse de esto, y ponerse fuera de ser hacia los deberes santos u obstruyen beneficiarse de lo mismo, realmente hacen violación del día de reposo…

 

Aquellos que van a sus tiendas y ejercen sus comercios abiertamente o en secreto durante el día del Señor, así muestran que hacen caso del mundo más que a Dios, y que son más solícitos de la carne que perece, que para lo que dura a la vida eterna; y aquellos que van a la taberna o siguen sus deportes, y divierten a sí u otros con caminos ociosos y en conversaciones iguales, muestran que hacen caso a la carne más que a Dios.

 

*Nota: estaré añadiendo a esto de la misma obra de Matthew Henry en el futuro

Traducido por:

Edgar Ibarra

//

Read Full Post »

La observación de días aparte del Día del Señor

 

por Rev. G.I. Williamson

 

Rev G.I. Williamson

Rev G.I. Williamson

«Durante los primeros días de la reforma algunos lugares reformados observaron solamente el domingo. Todos los días especiales sancionados y venerados por Roma fueron puestos a un lado. Zwinglio y Calvino ambos animaron el rechazo de todos los días festivos eclesiásticos. En Ginebra todos los días especiales fueron interrumpidos tan pronto como la reforma tomó un asimiento firme en esa ciudad. Ya antes de la llegada de Calvino en Ginebra esto había sido logrado bajo la dirección de Farel y de Viret. Pero Calvino estuvo de acuerdo vigorosamente.» Teniendo en cuenta la posición de los reformadores «no nos sorprenden que el sínodo de Dort, 1574, sostuvo que el día de reposo semanal solamente se debe observar.» La misma posición también fue tomada por Juan Knox, y la iglesia reformada de Escocia. Sin embargo, en los Países Bajos «sínodos reformados primitivos rindieron crecientemente más a la presión de fuera respecto a la observación de ‘los festivales de cristianos’. El gobierno de los Países Bajos hizo algo como fiestas laborales de estos festivales, y por lo tanto las iglesias, aunque no favoreció la observación de estos días, por razones prácticas decidieron de tal manera. Para evitar que la gente pasaren estos días en cosas mundanas ellos introducieron cultos eclesiásticas para estas ocasiones festivas.»

Fue, en otras palabras, la intención y deseo de las iglesias reformadas, al principio, de fielmente adherir al principio regulador en este asunto. Pero por la presión de los de afuera el principio fue comprometido por razones ‘convenientes’.

 

Tomado de:

http://www.presbiterianoreformado.org/doctrina/BaseScripturalPrincipioReguladordeAdoracion.pdf
//

Read Full Post »

Libro contra ceremonias humanas por el puritano William Ames

Libro contra ceremonias humanas por el puritano William Ames

Ha llegado el mes que se celebra la Navidad.  Con la llegada de éste festival las preguntas sobre la celebración vuelven de nuevo en la discusión entre los protestantes.  ¿Se debería celebrar la Navidad? ¿Y por qué no?  ¿Es ser un anticristo el no celebrar la Navidad? ¿O es idolatría la celebración de la Navidad?  Muchos cristianos fuera de la Iglesia de Roma lo celebran y para muchos sería algo extraño que no se celebré en las iglesias cristianas.  Pero como es el caso con la mayoría de la cristiandad, no se ha analizado si tal celebración tiene aprobación en la Palabra de Dios.  La mayoría sigue la multitud y sus emociones para juzgar si algún práctica es licito o no.  Pero el apóstol Pablo nos exhorta de examinar todo, 1 Tesalonicenses 5:21.

El origen de la Navidad.

Primero se debería preguntar de dónde viene la Navidad para saber si tiene fondos bíblicos.  Claro la palabra “Navidad” se refiere al nacimiento de Jesucristo.  Pero, todo la bulla que acompaña la Navidad, ¿de dónde viene? ¿Es su origen de la Biblia o de otra fuente?

En el Encyclopedia Britannica (1961), 5:643 esta documentado que las celebraciones que fueron añadidas a la Navidad tiene sus raíces en las religiones paganas.  Se nota que el solsticio de invierno se celebraba en el mes que ahora se conoce como diciembre.  En el imperio de Roma la celebración de éste tiempo se llamaba saturnalia. Entre la gente celta (incluyendo los de Alemania) su festival principal fue la de Yul para conmemorar la vuelta de la rueda ardiente. Se tiene que notar que Yul todavía se incluye en las celebraciones de la Navidad.  Las reliquias de la Navidad de hoy tal como el acebo, el muérdago, el tronco de Yul, y el plato hondo de wassail son reliquias de tiempos precristianas.  El árbol de Navidad viene de las religiones paganas de Europa. Entre estas religiones falsas éste árbol significaba vida, luz, esperanza, y un habitación de los espíritus o dioses. ¿Por qué? Por tanto que este árbol no pierde sus hojas, mantiene su color de verde, y no muere en el tiempo del año más frío y duro para todas las criaturas.  Cuando la Iglesia de Roma avanzo, los obispos en vez de prohibir las reliquias paganas en la adoración de Dios, encontraron bien mezclar lo santo con el pagano y “bautizar” las ceremonias idolatras con interpretaciones cristianas (por ejemplo el árbol de los dioses llego a simbolizar a Jesucristo). De este modo creyeron que iban facilitar la conversión de multitudes de gente.   Además adoptaron los días festivos de las religiones que los rodeaban y añadieron al mandamiento de Dios que dice que solamente se guarda el Día del señor como el día santo.  Fue un sincretismo que Dios ya había condenado en Su Palabra.  «Guárdate que no tropieces en pos de ellas, después que fueren destruidas delante de ti: no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: la manera que servían aquellas gentes á sus dioses, así haré yo también» Deut. 12:30.  La Iglesia de Roma, con el papa como su cabeza, ya estaba instituyendo sus leyes eclesiásticas y hicieron el pueblo de Dios cometer idolatría. Comenzando en el siglo 4 cuando fue establecido la Navidad, siglo tras siglo hasta el siglo 16, las reliquias aumentaron y la ceremonia de Navidad se exagero.  «Y hablará palabras contra el Altísimo, y á los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en mudar los tiempos y la ley: y entregados serán en su mano hasta tiempo, y tiempos, y el medio de un tiempo» Daniel 7:25.

¿Qué no hizo lo mismo el imperio de España dirigido por los papistas durante la conquista del “Nuevo Mundo”?  Vinieron los monjes y forzaron la conversión de los indígenas.  Aunque hubo algunos papistas que no les gustaron la matazón de los indígenas ni la mezcla de los ídolos de ellos con los de Roma, no obstante la mayoría de ellos siguieron la costumbre de Roma ya de siglos.  Conquistar con la espada y adoptar las religiones y hacerlos conformes a la cristiandad.  Bien les fue reemplazar a la diosa Tonantzin con la Virgen de Guadalupe.  ¿Pero logro una conversión bíblica esta táctica? ¿O más bien logro establecer una religión más conforme a la idea del rey Jeroboam (el fue una prefigura o precursor del Papa o sea el anticristo) – 1 Reyes 12:25-33?

La Navidad – ¿Ordenado por Jesucristo o por el anticristo?

Nunca se encuentra una ordenanza de Dios estableciendo un día aparte del Día del Señor para celebrar el nacimiento de Jesucristo, ni se ve ejemplo de tal práctica en el Nuevo Testamento.  Más bien es el mero Día del Señor, todos los 52 que tenemos en un año, cuando se celebra Su nacimiento, vida, ministerio, pasión, sufrimiento, muerte, resurrección, ascensión, y el Pentecostés.  Cuando la Iglesia establece fiestas o días solemnes (como la Navidad y la Pascua) esta saliendo de su límite establecida por Dios.  Solamente Dios puede declarar leyes, estatutos, y días festivos o solemnes; la Iglesia nunca tuvo ni tiene tal autoridad.  Solamente puede ejecutar lo que Dios ya ha mandado.  Cuando la Iglesia se atreve hacer tales cosas actúa, no en el espíritu de Jesucristo, sino en el mismo pensar del rey Jeroboam: «Entonces instituyó Jeroboam solemnidad en el mes octavo, á los quince del mes, conforme á la solemnidad que se celebraba en Judá; y sacrificó sobre altar. Así hizo en Beth-el, sacrificando á los becerros que había hecho. Ordenó también en Beth-el sacerdotes de los altos que él había fabricado. Sacrificó pues sobre el altar que él había hecho en Beth-el, á los quince del mes octavo, el mes que él había inventado de su corazón; é hizo fiesta á los hijos de Israel, y subió al altar para quemar perfumes.»

En vano busca el cristiano en la Biblia autoridad o ejemplo para celebrar un día aparte que se conoce como la Navidad. Los presbiterianos de los siglos 16 y 17 declararon que todo aspecto religioso es de jus divinum o de derecho divino.   Solamente Dios tiene el derecho de establecer doctrina, forma de adoración, el gobierno de la Iglesia y su disciplina.  Los ministros son los embajadores declarando la voluntad de Dios en el asunto, lo representa.  Ministros no son diplomáticos que andan negociando la voluntad de Dios, y legislando nuevas ceremonias y ritos para la Iglesia. Es importante tomar en cuenta esta distinción importante.

En conclusión, la Navidad como es celebrada no tiene autoridad en la Palabra de Dios y por tanto no es de ser observada de ninguna manera.  En vano el cristiano tratará de “bautizar” la Navidad de ser aceptable al cristianismo; caución: lo mismo ha hecho la Iglesia de Roma y los papistas.  ¿Se sigue el ejemplo del papa o de Jesucristo?  ¿Se tomará el ejemplo del anticristo para determinar la práctica de la Iglesia o vamos a escuchar la voz de nuestro gran Pastor?  Los presbiterianos de los siglos 16 y 17 son unánimes, NO a los días festivos, tal como la Navidad y la Pascua. SI, al día del Señor y las ordenanzas que Él ha establecido. Y esto todo de acuerdo con la Palabra de Dios, nuestra única regla de fe y de práctica.

Para más sobre el tema les recomiendo:

http://presbiterianoreformado.org/doctrina/navidad.php

http://presbiterianoreformado.org/doctrina/diasenor.php

En inglés:

http://www.naphtali.com/articles/george-gillespie/holy-days/

Read Full Post »