Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sociedad’

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal, o el D.F., han pasado por ley el matrimonio entre los homosexuales y su habilidad legal de adoptar a niños.  Otros países en Latinoamérica ahora preguntan “¿cuándo viene para nosotros?, por ejemplo el periódico Paradiario en Chile.

En Europa y en los Estados Unidos, dos lugares que han tenido una reputación de ser estados con raíces protestantes fueron los primeros de reconocer tales matrimonios y derechos civiles.  La iglesia, ambos la protestante y la romanista, han peleado duro a su contra pero con poco éxito.  Es notable mencionar que en el estado de California, un estado reconocido como liberal, la populación votaron de enmendar la constitución de California de prohibir tal reconocimiento de matrimonio homosexual.  Los argumentos de los liberales y de los homosexuales para tener tales derechos son variados.  Pero en fin sus argumentos no tienen base sólida en los ojos de la única autoridad que realmente cuenta; la Palabra de Dios.

Cuando el estado civil o la Iglesia, abandona la autoridad de Dios, tal abandonamiento suelta una perversidad que consume la sociedad.  Dice en Romanos 13 que el magistrado civil es un ministro de Dios para mantener el bien y castigar lo mal.  Como el pastor es ministro de Dios en Su Iglesia, el gobierno civil es ministro de Dios en la sociedad civil.  Cuando usa  Pablo las palabras “bien” y “mal” es entendido que estas palabras son definidas por la Palabra de Dios y NO por la sociedad.  Así que es obligación del magistrado civil de mantener el bien, siendo lo que Dios ha revelado en Su Palabra y de castigar lo mal, lo que sea contra la Palabra de Dios.  Pero lo que se ve hoy en día es rebeldía de los ministros de Dios en el área civil y han hecho lo que es malo bien y dejan que la multitud establezca lo que es el bien según sus ojos.

¿Y la Iglesia?  Pues las iglesias más grandes abandonaron la Palabra de Dios décadas atrás y fueron los primeros de admitir mujeres como diáconos, ancianos gobernantes y como pastores.  Luego algunas iglesias grandes comenzaron admitir a homosexuales a las oficinas eclesiásticas.  Pues si la Iglesia hace tales cosas, ¿por qué no la sociedad civil?  Pero, como protestantes, nosotros no creemos que la Iglesia tiene el derecho de hacer leyes, no somos papistas…pues en teoría.  Por lo tanto, “¡a la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme á esto, es porque no les ha amanecido” Isaías 8:20 RVR 1909.

El séptimo mandamiento de Dios declara: “No cometerás adulterio.”  El Catecismo Mayor de Westminster bien resume la doctrina bíblica sobre el séptimo mandamiento:

P. 139. ¿Cuáles son los pecados prohibidos en el séptimo mandamiento?

R. Los pecados prohibidos en el séptimo mandamiento, además de la negligencia en los deberes requeridos, son el adulterio, la fornicación, la violación, el incesto, la sodomía y toda concupiscencia contra la naturaleza; todo pensamiento, propósito, imaginación y afecto impuro; todas las conversaciones impuras así como el prestarles atención; miradas lascivas, conducta atrevida o frívola, y vestidos que carecen de modestia; prohibir matrimonios legítimos y autorizar los que son ilícitos; aceptar, tolerar, mantener casas de prostitución o frecuentarlas; votos enredadores de vida soltera, dilación indebida del matrimonio; tener más de un cónyuge a la vez; el divorcio injusto o el abandono; la ociosidad, glotonería, borrachera, compañías impuras; canciones, libros, pinturas, bailes y juegos lascivos; y todo otro acto de impureza o provocación que tienda a ello, ya sea en nosotros como en los demás.  http://www.presbiterianoreformado.org/estandares/catemayor.php

Miren que bien dice que entre las perversiones sexuales, la sodomía es contra la ley de Dios y marcado como algo contra la naturaleza.  En vano pues declaran denominaciones y pastores liberales que Dios de veras acepta el homosexual y su estilo de vivir.  Si eso es así, Dios no puede condenar a ningún adultero, fornicador, incestuoso y todos que hacen perversidades sexuales, hasta la bestialidad. ¡Silencio pues pastores y denominaciones que declaran tales blasfemias!  Ustedes NO hablan las palabras de Dios ni declaran Su voluntad.  Si fuera así el Apóstol Pablo no tuvo ningún derecho de condenar el hombre que fornico con la esposa de su padre en 1 Cor. 5.

Para que no haya ninguna duda, la Palabra de Dios de veras condena la sodomía, sea entre homosexuales o entre heterosexuales, se los muestro, a los quienes no han leído la Biblia, lo que realmente declara:

No te echarás con varón como con mujer: es abominación. Levíticos 18:22 RVR 1909

Por esto Dios los entregó á afectos vergonzosos; pues aun sus mujeres mudaron el natural uso en el uso que es contra naturaleza: Y del mismo modo también los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la recompensa que convino á su extravío. Romanos 1:26-27 RVR 1909

Es notable que el capitulo 18 de Levítico habla sobre las perversidades sexuales.  Entre el incesto y la bestialidad Dios nombra la homosexualidad.

En conclusión, la Palabra de Dios es bien clara. Él condena la homosexualidad como un pecado abominable y rechaza esa forma de vivir. Tanto como condena el adulterio y la fornicación.  La Iglesia nunca debería aceptar esa forma de vivir o tolerar tal pecado.  Al contrario la Iglesia debería condenar el pecado y anunciar a tal persona que esta en él de arrepentirse y de recibir a Cristo Jesús para su salvación y el perdón de éste y todos los otros pecados que el individuo ha cometido.  Lo mismo se debería pronunciar a los adulterios y los fornicarios.  Dios anuncia que hay perdón de pecado.

Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; pues que vendrán los tiempos del refrigerio de la presencia del Señor. Hechos 3:19 RVR 1909.

Anuncios

Read Full Post »