Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Navidad’

Juan Calvino sobre el engaño de la navidad

calvino predicando

Los defensores de los días santos no bíblicos frecuentemente les  gusta apelar a la toleración de Juan Calvino  con ciertos festivales en Ginebra.  Antes de reclamar a Calvino como uno de los suyos, sin embargo, ellos deberían leer lo que él dijo sobre la navidad cuando predicó el 25 de diciembre de 1551 (fue un jueves) sobre Miqueas 5:7-14:

«Ahora, veo aquí más gente que la que estoy acostumbrado cuando doy un sermón. ¿Por qué será? Es día de navidad. ¿Y quién les dijo esto? Pobres bestias. Ese es un adecuado eufemismo para todos ustedes que han venido aquí hoy a honrar a Noel. ¿Pensaban que estarían honrando a Dios? Consideren qué tipo de obediencia a Dios vienen mostrando. En sus mentes, están celebrando un día santo para Dios, o convirtiendo el día de hoy en uno. Pero ya de eso. En verdad, mientras frecuentemente han sido amonestados, es bueno apartar un día del año en el cual recordamos todo lo bueno que nos ha ocurrido a causa del nacimiento de Cristo en el mundo, y en el cual escuchamos la historia de su nacimiento, el cual sería el domingo. Pero si piensan que Jesucristo hubo nacido hoy, están tan locos como bestias salvajes. Porque cuando elevan un solo día para adorar a Dios, lo han convertido en un ídolo. Es verdad, insisten que hacen esto por el honor a Dios, pero es más para el honor al diablo.

Consideremos lo que nuestro Señor tiene que decir sobre el asunto.  ¿No fue la intención de Saúl de adorar a Dios cuando perdonó a Agag, el rey de los amalecitas, junto con sus mejores bestias y ganado?  Él dice tanto: “Quiero adorar a Dios”. La lengua de Saúl fue llena de devoción y buena intención. Pero ¿cuál fue la respuesta que recibió? ¡Adivino! ¡Hereje! ¡Apóstata! ¡Dices estar honrando a Dios, pero Dios te rechaza y desaprueba todo lo que has hecho! (ver 1° de Samuel 15:8-9). Consecuentemente, lo mismo es la verdad de nuestras acciones. Porque no hay un día superior a otro. No importa si recordamos la natividad de Nuestro Señor en un miércoles, jueves, u otro día. Pero cuando insistimos en establecer un servicio de adoración basado en nuestros caprichos, blasfemamos a Dios, y creamos un ídolo aunque lo hayamos hecho en el nombre de Dios. Y cuando adoran a Dios en la ociosidad de un espíritu de día santo, ese es un pecado pesado de llevar, y uno que atrae a los demás al respecto, hasta que llegamos a la altura de la iniquidad. Por lo tanto, pongamos atención a lo que Miqueas dice aquí, que Dios no debe solamente despojar cosas que son malas en sí mismas, sino debe también eliminar todo que pueda fomentar la superstición. Una vez que hayamos entendido eso, ya no más encontraremos extraño que Noel no es guardado el día de hoy, pero que en el domingo celebremos la Cena del Señor y recitemos la historia de la natividad de nuestro Señor Jesucristo. Para aquellos que apenas conocen de Jesucristo, o que debemos estar sujetos a él, y que Dios quita todos estos obstáculos que nos previenen de llegar a él, esta gente, digo, van a apretar sus dientes. Vinieron aquí a la espera de una celebración con una intención equivocada, pero se irán con una total insatisfacción.»

John Calvin, Sermons on the book of Micah, trans. and ed. B. W. Farley (1551; Phillipsburg, 2003), pp 302-04.

Ahora, reconocidamente, Calvino no abrazaba enteramente la posición de los Presbiterianos Escoceses/ Puritanos Ingleses. Su lenguaje contra la posición de los defensores modernos de días santos es, sin embargo, mucho más fuerte que he visto en ningún otro lugar.

Traducción: Josué Alemán Raga

Read Full Post »

La observación de días aparte del Día del Señor

 

por Rev. G.I. Williamson

 

Rev G.I. Williamson

Rev G.I. Williamson

«Durante los primeros días de la reforma algunos lugares reformados observaron solamente el domingo. Todos los días especiales sancionados y venerados por Roma fueron puestos a un lado. Zwinglio y Calvino ambos animaron el rechazo de todos los días festivos eclesiásticos. En Ginebra todos los días especiales fueron interrumpidos tan pronto como la reforma tomó un asimiento firme en esa ciudad. Ya antes de la llegada de Calvino en Ginebra esto había sido logrado bajo la dirección de Farel y de Viret. Pero Calvino estuvo de acuerdo vigorosamente.» Teniendo en cuenta la posición de los reformadores «no nos sorprenden que el sínodo de Dort, 1574, sostuvo que el día de reposo semanal solamente se debe observar.» La misma posición también fue tomada por Juan Knox, y la iglesia reformada de Escocia. Sin embargo, en los Países Bajos «sínodos reformados primitivos rindieron crecientemente más a la presión de fuera respecto a la observación de ‘los festivales de cristianos’. El gobierno de los Países Bajos hizo algo como fiestas laborales de estos festivales, y por lo tanto las iglesias, aunque no favoreció la observación de estos días, por razones prácticas decidieron de tal manera. Para evitar que la gente pasaren estos días en cosas mundanas ellos introducieron cultos eclesiásticas para estas ocasiones festivas.»

Fue, en otras palabras, la intención y deseo de las iglesias reformadas, al principio, de fielmente adherir al principio regulador en este asunto. Pero por la presión de los de afuera el principio fue comprometido por razones ‘convenientes’.

 

Tomado de:

http://www.presbiterianoreformado.org/doctrina/BaseScripturalPrincipioReguladordeAdoracion.pdf
//

Read Full Post »

Libro contra ceremonias humanas por el puritano William Ames

Libro contra ceremonias humanas por el puritano William Ames

Ha llegado el mes que se celebra la Navidad.  Con la llegada de éste festival las preguntas sobre la celebración vuelven de nuevo en la discusión entre los protestantes.  ¿Se debería celebrar la Navidad? ¿Y por qué no?  ¿Es ser un anticristo el no celebrar la Navidad? ¿O es idolatría la celebración de la Navidad?  Muchos cristianos fuera de la Iglesia de Roma lo celebran y para muchos sería algo extraño que no se celebré en las iglesias cristianas.  Pero como es el caso con la mayoría de la cristiandad, no se ha analizado si tal celebración tiene aprobación en la Palabra de Dios.  La mayoría sigue la multitud y sus emociones para juzgar si algún práctica es licito o no.  Pero el apóstol Pablo nos exhorta de examinar todo, 1 Tesalonicenses 5:21.

El origen de la Navidad.

Primero se debería preguntar de dónde viene la Navidad para saber si tiene fondos bíblicos.  Claro la palabra “Navidad” se refiere al nacimiento de Jesucristo.  Pero, todo la bulla que acompaña la Navidad, ¿de dónde viene? ¿Es su origen de la Biblia o de otra fuente?

En el Encyclopedia Britannica (1961), 5:643 esta documentado que las celebraciones que fueron añadidas a la Navidad tiene sus raíces en las religiones paganas.  Se nota que el solsticio de invierno se celebraba en el mes que ahora se conoce como diciembre.  En el imperio de Roma la celebración de éste tiempo se llamaba saturnalia. Entre la gente celta (incluyendo los de Alemania) su festival principal fue la de Yul para conmemorar la vuelta de la rueda ardiente. Se tiene que notar que Yul todavía se incluye en las celebraciones de la Navidad.  Las reliquias de la Navidad de hoy tal como el acebo, el muérdago, el tronco de Yul, y el plato hondo de wassail son reliquias de tiempos precristianas.  El árbol de Navidad viene de las religiones paganas de Europa. Entre estas religiones falsas éste árbol significaba vida, luz, esperanza, y un habitación de los espíritus o dioses. ¿Por qué? Por tanto que este árbol no pierde sus hojas, mantiene su color de verde, y no muere en el tiempo del año más frío y duro para todas las criaturas.  Cuando la Iglesia de Roma avanzo, los obispos en vez de prohibir las reliquias paganas en la adoración de Dios, encontraron bien mezclar lo santo con el pagano y “bautizar” las ceremonias idolatras con interpretaciones cristianas (por ejemplo el árbol de los dioses llego a simbolizar a Jesucristo). De este modo creyeron que iban facilitar la conversión de multitudes de gente.   Además adoptaron los días festivos de las religiones que los rodeaban y añadieron al mandamiento de Dios que dice que solamente se guarda el Día del señor como el día santo.  Fue un sincretismo que Dios ya había condenado en Su Palabra.  «Guárdate que no tropieces en pos de ellas, después que fueren destruidas delante de ti: no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: la manera que servían aquellas gentes á sus dioses, así haré yo también» Deut. 12:30.  La Iglesia de Roma, con el papa como su cabeza, ya estaba instituyendo sus leyes eclesiásticas y hicieron el pueblo de Dios cometer idolatría. Comenzando en el siglo 4 cuando fue establecido la Navidad, siglo tras siglo hasta el siglo 16, las reliquias aumentaron y la ceremonia de Navidad se exagero.  «Y hablará palabras contra el Altísimo, y á los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en mudar los tiempos y la ley: y entregados serán en su mano hasta tiempo, y tiempos, y el medio de un tiempo» Daniel 7:25.

¿Qué no hizo lo mismo el imperio de España dirigido por los papistas durante la conquista del “Nuevo Mundo”?  Vinieron los monjes y forzaron la conversión de los indígenas.  Aunque hubo algunos papistas que no les gustaron la matazón de los indígenas ni la mezcla de los ídolos de ellos con los de Roma, no obstante la mayoría de ellos siguieron la costumbre de Roma ya de siglos.  Conquistar con la espada y adoptar las religiones y hacerlos conformes a la cristiandad.  Bien les fue reemplazar a la diosa Tonantzin con la Virgen de Guadalupe.  ¿Pero logro una conversión bíblica esta táctica? ¿O más bien logro establecer una religión más conforme a la idea del rey Jeroboam (el fue una prefigura o precursor del Papa o sea el anticristo) – 1 Reyes 12:25-33?

La Navidad – ¿Ordenado por Jesucristo o por el anticristo?

Nunca se encuentra una ordenanza de Dios estableciendo un día aparte del Día del Señor para celebrar el nacimiento de Jesucristo, ni se ve ejemplo de tal práctica en el Nuevo Testamento.  Más bien es el mero Día del Señor, todos los 52 que tenemos en un año, cuando se celebra Su nacimiento, vida, ministerio, pasión, sufrimiento, muerte, resurrección, ascensión, y el Pentecostés.  Cuando la Iglesia establece fiestas o días solemnes (como la Navidad y la Pascua) esta saliendo de su límite establecida por Dios.  Solamente Dios puede declarar leyes, estatutos, y días festivos o solemnes; la Iglesia nunca tuvo ni tiene tal autoridad.  Solamente puede ejecutar lo que Dios ya ha mandado.  Cuando la Iglesia se atreve hacer tales cosas actúa, no en el espíritu de Jesucristo, sino en el mismo pensar del rey Jeroboam: «Entonces instituyó Jeroboam solemnidad en el mes octavo, á los quince del mes, conforme á la solemnidad que se celebraba en Judá; y sacrificó sobre altar. Así hizo en Beth-el, sacrificando á los becerros que había hecho. Ordenó también en Beth-el sacerdotes de los altos que él había fabricado. Sacrificó pues sobre el altar que él había hecho en Beth-el, á los quince del mes octavo, el mes que él había inventado de su corazón; é hizo fiesta á los hijos de Israel, y subió al altar para quemar perfumes.»

En vano busca el cristiano en la Biblia autoridad o ejemplo para celebrar un día aparte que se conoce como la Navidad. Los presbiterianos de los siglos 16 y 17 declararon que todo aspecto religioso es de jus divinum o de derecho divino.   Solamente Dios tiene el derecho de establecer doctrina, forma de adoración, el gobierno de la Iglesia y su disciplina.  Los ministros son los embajadores declarando la voluntad de Dios en el asunto, lo representa.  Ministros no son diplomáticos que andan negociando la voluntad de Dios, y legislando nuevas ceremonias y ritos para la Iglesia. Es importante tomar en cuenta esta distinción importante.

En conclusión, la Navidad como es celebrada no tiene autoridad en la Palabra de Dios y por tanto no es de ser observada de ninguna manera.  En vano el cristiano tratará de “bautizar” la Navidad de ser aceptable al cristianismo; caución: lo mismo ha hecho la Iglesia de Roma y los papistas.  ¿Se sigue el ejemplo del papa o de Jesucristo?  ¿Se tomará el ejemplo del anticristo para determinar la práctica de la Iglesia o vamos a escuchar la voz de nuestro gran Pastor?  Los presbiterianos de los siglos 16 y 17 son unánimes, NO a los días festivos, tal como la Navidad y la Pascua. SI, al día del Señor y las ordenanzas que Él ha establecido. Y esto todo de acuerdo con la Palabra de Dios, nuestra única regla de fe y de práctica.

Para más sobre el tema les recomiendo:

http://presbiterianoreformado.org/doctrina/navidad.php

http://presbiterianoreformado.org/doctrina/diasenor.php

En inglés:

http://www.naphtali.com/articles/george-gillespie/holy-days/

Read Full Post »